Los créditos hipotecarios impulsan el crecimiento del mercado inmobiliario

(Ámbito Financiero) – El mercado inmobiliario experimenta una leve mejoría que ya se ve reflejada en números. El primer semestre del año cerró con cifras en alza y se espera que la tendencia continúe para el segundo tramo del año. Los créditos hipotecarios resultaron un jugador clave para dinamizar el sector, aunque la falta de inversión de capitales extranjeros, la inflación que no logra descender a los números esperado y los precios de los inmuebles que no paran de ascender en dólares todavía son una deuda pendiente.
Según los últimos datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, la cantidad total de escrituras de compraventa de inmuebles registró en el quinto mes de 2017 un crecimiento de 39,7% respecto del nivel de un año antes, al sumar 5.098 registros, mientras que el monto total de las transacciones realizadas se elevó 94,8%, a $11.369 millones.
Por su parte, en comparación con abril de 2017 los actos crecieron 26,3% en cantidad y 27% en pesos, al equivalente a 723 millones de dólares de acuerdo al tipo de cambio promedio del mes que informa el Banco Central.
Pero el dato clave está en las operaciones financiadas. En mayo, las escrituras formalizadas con hipoteca bancaria totalizaron en 1.126 casos es decir un 131% más que las registradas un año atrás, y 40% en comparación con el mes anterior. “Quiere decir que representaron el 22,1% del total, frente a 13,3% de un año antes. En valor subieron de 8,7% a 14% del total”, sostuvieron desde el Colegio de Escribanos.
“Para el sector inmobiliario, fue muy importante el primer semestre porque se cumplió la expectativa. Los créditos le hicieron muy bien al mercado. Pero desde el año pasado veníamos anunciando un importante delaite del tiempo. Esto se debe a que hay mucha demora en la etapa de precalificación y tasación”, denunció Alejandro Bennazar presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA). “La cámara va a ser una prueba para ser pre-calificadora y poder también tasar los inmuebles para reducir los tiempos”, concluyó.
Y si bien el mercado inmobiliario en general está en alza, la venta de unidades en pozo está experimentando una caída. Pero, los desarrolladores apuestan a que llegará una mejoría en el segundo semestre de la mano de la línea de financiamiento que está trabajando el Banco Nación para las obras en pozo.
“El primer semestre del año provocó un cambio en la manera de entender el mercado. Desde el nacimiento del cepo cambiario en 2009, el motor casi excluyente del mercado fue el inversor en edificios construidos desde el pozo y a través de fideicomisos inmobiliarios. Hoy día, estas unidades son las que se están vendiendo a través de las distintas líneas de crédito hipotecario provocando un éxito de ventas en edificios usados y a estrenar y una baja en la venta de las unidades en pozo. Creemos que esta tendencia se irá revertiendo durante la segunda etapa del año con el acomodamiento de las variables y las elecciones de mediano término” explicó Hernán Nucifora CEO de Global Investments.
“Tenemos que construir un mercado a largo plazo en donde la demanda sea protagonista. El repunte de ventas en las unidades construidas es positivo pero lo que genera realmente empleo, dinamismo y baja en el déficit habitacional son las nuevas obras, espero ello que junto al sector financiero y el gobierno hay que seguir trabajando en la implementación de los créditos en las obras en pozo”, agregó por su parte Alberto Fernández Prieto presidente de la desarrolladora homónima.
La mejora para las desarrolladoras se empezó a vislumbrar a fines del 2016. “Durante los últimos meses del año pasado el grupo se fue posicionando en tierras, y así lo hicieron los grandes desarrolladores, entendiendo que era un buen momento para comprar tierra y elaborar los proyectos a desarrollar”, explicó por su parte Sebastián Maurette de FRAHER Group .
Los precios de las propiedades en dólares aumentaron un 14,6% en los últimos dos años, según el index mensual de Zonaprop. Y esto tiene que ver con la suba de los costos de la construcción que, por la inflación, según la Cámara Argentina de la Construcción acumulan sólo en un año un 12% en dólares, lo que da como resultado menores márgenes para los desarrolladores a la hora de construir.
“El mercado inmobiliario fue acomodándose paulatinamente a lo largo del año, validando precios de venta acordes al costo de construcción en dólares que viene en alza desde hace unos meses. Esto permitió volver a posicionar a los ladrillos como una inversión confiable ante los fondos del blanqueo que se liberaron desde marzo. Es importante tener en cuenta que estamos ante una demanda que generará gran impulso de obras y de ventas de inmuebles”, explicó por su parte Graciana Calcavecchia, Directora Comercial de CRIBA.
Hoy un departamento de dos ambientes, con un promedio de 50 m2 se vende en el mercado a un precio de U$S 116.000, mientras que un tres ambientes con una superficie total de 70m2 se ofrece a un valor promedio de U$S 165.000, siempre dependiendo la zona y por supuesto los amenities que ofrece el edificio.
A pesar de las elecciones de octubre, que pueden cambiar el escenario, todos los agentes inmobiliarios coinciden en que el segundo semestre cerrará con números en alza y que será mejor que el 2016. “Al ritmo que vamos, esperamos concluir con mejores operaciones en el segundo tramo del año. Para eso es concreto reducir los tiempos de los créditos”, explicó Bennazar.
“El mercado actuó de forma positiva, hay suficiente desarrolladores locales, por lo que la llegada de las inversiones extranjeras no son la prioridad. El dinero de los créditos y la sensación que las cosas van por un buen camino genera optimismo. Además el blanqueo ayudo bastante. La economía es un estado de ánimo y en el mercado inmobiliario el ánimo mejoro”, concluyó optimista Bennazar.