Lectura rápida. Plazos fijos UVA vs. Letras y bonos

En qué invertir. Una primera lectura del plazo fijo ajustable por UVA puede resultar muy tentadora, pero las Lebacs y bonos en pesos no se rinden.
Los plazos fijos ajustables por UVA –el  rendimiento está atado a la variación del valor de la UVA´s, que a su vez depende del índice CER-  ya se ofrecen en al menos once entidades bancarias con rendimientos muy variables que van del 2% al 5% adicional por sobre la inflación.
A primera vista, aun pensando que la inflación de 2017 cerró en el 25% el año pasado y que la tendencia es a su descenso al igual que al descenso de las tasas Lebacs, este tipo de instrumento estaría incluso por arriba de las Letras en pesos.
“Sin embargo, el año pasado, los instrumentos ajustables por la inflación fueron perdedores” comenta Matías Roig, Director de Portfolio personal.
Desde el 28 de diciembre en adelante, que el Gobierno relajó la meta de inflación y la fijó en el 15% para 2018, recién entonces hubo más interés en los instrumentos que ajustan por CER. Ese cambio de la meta inflacionaria se entendió como la llave que permitiría bajar la tasa de interés del Banco Central,  “en ese momento recién hubo más interés en los instrumentos que ajustan por CER como bonos y plazos fijos, en el caso de los plazos fijos que tienen una tasa de inflación +3%  o +4% y hasta +5% hay que mirar que no tienen liquidez inmediata, la mayoría de las colocaciones son a 6 meses, en cambio las Lebacs liquidan a 35 días, o un bono que ajuste por CER rinde inflación +4% y puede realizarse inmediatamente en el caso que el inversor quiera salir.”
“Es difícil elegir un instrumento en pesos cuando hay instrumentos en dólares que vuelven a rendir más de 7% u 8% como es el caso de algunos bonos provinciales. Depende el perfil del cliente, y si el bono tiene un piso alto o está abierto al inversor particular. Hay inversores que prefieren estar en dólares al 7% que en pesos al 27% y aunque se sigue viendo atractiva la tasa del Banco Central, siempre sigue estando la dolarización firme y en una gran parte de la cartera”, concluyó Roig.