Gustavo Neffa: “Se incrementó la probabilidad de que Argentina reestructure su deuda”

El analista de mercado Gustavo Neffa, de Research For Traders, habló con BANK MAGAZINE sobre la compleja situación actual y qué puede suceder con los títulos de deuda argentinos. Además, en este contexto de riesgo, enumeró las distintas inversiones que se presentan a la hora de buscar oportunidades.

Por Mariano Jaimovich

Gustavo Neffa: “Se incrementó la probabilidad de que Argentina reestructure su deuda”. ” Claramente prefiero un bono corporativo antes que un bono soberano. “

-¿Cuál es la lectura que está haciendo de la volátil situación actual?
-El triunfo de Frente de Todos en las PASO produjo un traslado del poder a favor de la fórmula Alberto Fernández/Cristina Fernández de Kirchner en la que una sucesión de escenarios negativos se precipitaron, trasladándose a los precios actuales. Si algo quedó claro con precios de bonos en dólares debajo de u$s50 en promedio, es que la probabilidad de que Argentina vaya a reestructurar su deuda se incrementó. Si hasta ahora era cuestionada la capacidad de pago, en una lenta sangría de precios, se le debe sumar la voluntad de pagarla, por más que los integrantes de la fuerza de Alberto Fernández se esmeren en aclarar que no quieren reestructurar.

Entonces, ¿qué está sucediendo en los mercados?
-Los mercados hablan por sí solos: los credit default swaps a 5 años de Argentina superando los 3000 puntos básicos implican un 85% de probabilidad de default dentro de los próximos 5 años, y a un año un 53%, asumiendo en el cálculo un recorte de valor nominal del 66%, que es similar al del 2005, aunque podría proponerse un cifra superior.

-En este contexto, ¿hay una estrategia posible de inversión a realizar?
-Sería poco responsable definir una estrategia de inversión en activos domésticos sin conocer bien el piso en los precios o el techo en el tipo de cambio real, o bien las definiciones básicas de la próxima gestión, y de qué fuerza estamos hablando que va a gobernar. Independientemente de quién, finalmente, vaya a tomar las decisiones políticas después de las elecciones presidenciales, vemos dos meses complicados hasta las elecciones de octubre en las que la estabilización del dólar será la principal variable a monitorear. La debilidad y volatilidad del peso argentino es un riesgo sistémico para la deuda.

-¿Y en qué papeles invertiría?
-Claramente prefiero un bono corporativo antes que un bono soberano. Priorizar créditos cortos tales como los de Arcor, Pan American Energy y Aeropuertos Argentina 2000, con algo de ingresos dolarizados. Y de más está decir que en dólares antes que en pesos.

-¿Qué sucede con los bonos locales?
-Vemos poca capacidad de reacción en los bonos domésticos a la espera de más información respecto a lo que la próxima gestión decida hacer en relación al pago de las obligaciones. Incluso, si se renegocia la deuda con el FMI pasando de un crédito stand-by a otro de facilidades extendidas a 7-10 años.

-¿Cómo cree que el próximo gobierno encarará el pago de la deuda?
-Podría priorizarse un canje voluntario con o sin quita de deuda con los principales inversores institucionales del país de aquellos créditos con legislación doméstica.

-¿Y qué ocurriría con los inversores en el mientras tanto?
-Mientras tanto, se resentirán las sucesivas licitaciones de bonos en pesos y en dólares, con Letes de corta duration rindiendo en torno al 15%. Si los mercados especulan que Alberto Fernández perseguirá políticas más moderadas y pragmáticas podría reducirse ese costo. Pero una Cristina Fernández de Kirchner más radical en su influencia en el día a día sería muy perjudicial para los inversores en bonos.

-¿Cómo podría impactar esta crisis en los bancos?
-No veo una escalada al nivel de crisis bancaria, pero habrá que seguir atentamente los niveles de reservas internacionales del Banco Central y, sobre todo, los niveles de depósitos en el sistema para ver qué profundidad tendrá el vuelo a la calidad y seguridad que empezamos a ver.

-¿Con las acciones qué puede ocurrir?
-En acciones, las empresas se encuentran presas de lo que suceda con la deuda soberana y de las políticas a implementar por la nueva gestión a partir de diciembre. Mientras tanto, el Merval se moverá en un entorno extremadamente volátil, no recomendable ni siquiera para inversores medios.

-¿Qué les propondría a los inversores de riesgo?
-Para aquellos inversores profesionales y amantes al riesgo, podrían priorizar las empresas exportadoras como YPF, Aluar o Molinos Agro, entre otras. Lanzamientos cubiertos en épocas como las actuales son recomendables. Y combinar dichas acciones domésticas con Cedears de empresas extranjeras como una manera de mitigar el riesgo cambiario. Ahora que existen market makers, la liquidez en esas plazas se incrementó, aunque dista mucho de ser aceptable.

De más está decir que las inversiones en activos del exterior es altamente recomendada de aquí a fin de año. Además, aprovechar los convenios de doble imposición con Brasil y Bolivia para bonos soberanos para evitar el pago del impuesto a las ganancias.
Finalmente, me gusta mucho la tendencia que está adoptando el oro, operable con contratos en el ROFEX (futuros). En cambio, el petróleo estará siendo preso de la relación EE.UU./China y sin tendencia definida con un dólar fuerte.-