En un debate sin propuestas, Macri defendió su gestión y Fernández eligió atacarlo

Fue el primer intercambio de los aspirantes a la Casa Rosada que prevé la ley. Los seis candidatos dedicaron más tiempo a diferenciarse unos de otros que a contar qué planes tienen para gobernar el país.

El Presidente se concentró en resaltar algunos de sus logros, admitir errores y a mostrar los contrastes de Cambiemos con el kirchnerismo. Alberto Fernández usó un tono más agresivo y acusó a Macri de “mentir” y de “no saber” lo que pasa. Lavagna no ofreció novedades respecto de su discurso de los últimos meses, Espert dejó ver su pericia televisiva, y Gómez Centurión y Del Caño le hablaron sólo a sus electorados y vacilaron por momentos.

Alberto Fernández y Mauricio Macri, los candidatos que concentraron más del 82 por ciento de los votos en las PASO, fueron también los protagonistas excluyentes del primer debate obligatorio por ley en la historia del país. El Presidente y el candidato del Frente de Todos intercambiaron chicanas y acusaciones que intercalaron con escasas propuestas en el auditorio de la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe.

Los otros cuatro aspirantes presidenciales -Roberto Lavagna, de Consenso Federal; José Luis Espert, de Despertar-Unite; Juan José Gómez Centurión, del Frente NOS; y Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda-Unidad- también buscaron interpelar a Macri y a Fernández, a quienes eligieron comparar entre sí.

Referentes del oficialismo y la principal fuerza opositora se adjudicaron el virtual triunfo. “Alberto hizo mal en no prepararse, fue demasiado agresivo”, dijeron entre los primeros.

En el Frente de Todos, en cambio, señalaron que el desarrollo fue el esperado y compararon con una pelea de boxeo. “A Macri no le servía el triunfo por puntos y nunca se encontró”, sostuvieron cerca de Fernández; y reconocieron que se excedió un poco sobre el final. En ambos espacios reconocieron que Macri terminó mejor de lo que empezó.

Las estrictas normas del debate que impedía que los candidatos se cruzaran inmediatamente no evitaron la tensión arriba del escenario. Los ejes temáticos fueron cuatro. En el primer bloque expusieron sobre “Relaciones internacionales” y “Economía y finanzas”. Tenían dos minutos para dar sus propuestas y dos intervenciones de 30 segundos para contestar a los demás o redondear conceptos. En el segundo bloque fue el turno de “Derechos humanos, diversidad y género” y “Educación y salud”; hubo un tercero, con un minuto para cerrar sus participaciones.

En las butacas, el ambiente era más relajado. Marcos Peña, por ejemplo, se saludó con un beso con Eduardo “Wado” de Pedro mientras otros funcionarios de ambos espacios bostezaban. Los dirigentes de cada fuerza que podían asistir a sus candidatos durante el intervalo estaban separados por apenas unos metros.

Clarín