El Mercado Financiero evoluciona tecnológicamente

Autor
Eduardo Miyares,
Director Unidad de Negocios Grandes Empresas de IPLAN

La historia de las telecomunicaciones cuenta que el almacenamiento y procesamiento de los datos fue evolucionando a lo largo del tiempo, de cintas digitales a servidores dedicados, de salas de cómputos privadas a datacenters Locales o Regionales. Hoy sin dudas en este sentido, estamos en un momento de transición muy importante entre el pasado y el futuro.

En el mercado resuenan conceptos como renovación tecnológica, cuarta revolución industrial, Transformación digital, cambio inevitable, en definitiva vemos distintos niveles de fanatismo pero el mismo grado de convicción en torno a la idea de que la NUBE ya llegó.
El Cloud Computing es un tipo de recurso computacional basado en Internet, que provee recursos compartidos de procesamiento y manejos de datos a demanda. Se almacena, se procesa, se corren aplicaciones y servicios.

Las diferencias fundamentales de este modelo se basan en que la escalabilidad y flexibilidad, no tienen límites. Son estructuras que resisten cualquier impacto, por ejemplo en la industria Retail, soportan publicidades intensivas, Black Friday, día de la Madre o Navidad. Soportan cualquier pico de consumo, y se pagan sobre demanda. No requiere Capex, no hay actualización de hardware y lo más importante, se configuran de forma tal que garantizan la continuidad del servicio.

El mercado financiero, por el caudal y la importancia de los datos que procesa, siempre fue un gran consumidor de tecnología. Por cuestiones regulatorias tuvo históricamente limitadas sus posibilidades de diseño de estructuras tecnológicas, donde la seguridad, la protección de los datos y la transparencia fueron y seguirán siendo los pilares sobre los que se construyen las plataformas de procesamiento.

Hasta hace poco en Argentina existía un marco regulatorio restrictivo para la adopción de la Nube en el segmento bancario. En la actualidad ya no existe ninguna restricción, por el contrario, de acuerdo a lo publicado en la Comunicación A 6354 del BCRA las entidades financieras se encuentran habilidades para contratar servicios en la Nube, siempre que cumplan con ciertos requisitos que van desde el Derecho del Regulador Financiero y el cliente a examinar, monitorear o auditar sus datos, hasta ciber-seguridad y la protección de los datos personales.

A partir de estos cambios el estado viabiliza, y permite a aquellas entidades financieras que implementen ésta tecnología de manera exitosa, brindar servicios más eficientes, generar ahorros en sus inversiones y evolucionar en seguridad, ganando en velocidad para llevar sus servicios al mercado.

Los bancos en Argentina hoy, ya no tienen restricciones para llevar su negocio a la Nube.