El campo recurre más al crédito bancario en dólares

El financiamiento bancario en dólares al sector agrícola alcanzó un nuevo máximo desde el fin de la convertibilidad. Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario, en el segundo trimestre de este año el crédito con divisas se llevó el 68% del total debido a la fuerte alza de las tasas en pesos y las nuevas normas bancarias.

El financiamiento en dólares al sector (cultivos de cereales, oleaginosos y forrajeras) alcanzó un total de US$1479 millones, mientras que los préstamos en pesos (convertidos al tipo de cambio) al final de junio de 2019 sumaron US$683 millones.

En este sentido, el crédito bancario total para el segundo trimestre del año alcanzó a US$2163 millones, lo que significó una caída del 16% respecto de 2018.

Según el trabajo de los economistas de la Bolsa rosarina Federico Di Yenno y Bautista Gaggiotti, esta dinámica se explica por la liberalización de la cuenta de capital, la mayor libertad a los bancos locales para prestar en moneda extranjera, la acumulación de depósitos en dólares ociosos y las tasas de interés activas en pesos muy por encima de lo que se paga en dólares. “Este cambio en la estructura de financiamiento del productor, medido en el stock de deuda al 30 de junio de 2019, fue generado por la peor sequía de los últimos 50 años en la campaña agrícola pasada y la fuerte suba en las tasas de interés de la economía argentina”, explicaron.

Según el trabajo, algunos bancos informan sobre el crecimiento en el último año de un 40% en la operatoria de créditos en dólares a productores con cesión de derechos de cobro futuros de contratos de compraventa de granos a plazo (forward). “A pesar de los problemas macroeconómicos actuales, se estima que esta tendencia seguirá persistiendo en la próxima campaña agrícola 2019/2020”, añadieron.

Los economistas señalaron que, con insumos dolarizados, ingresos correlacionados con el tipo de cambio y tasas de interés menores, “se torna conveniente la toma de préstamos en moneda extranjera”.

De acuerdo con sus cálculos, el promedio de las tasas pagadas por el crédito en dólares fue del 6 a 7% anual en el segundo trimestre de este año, mientras que las tasas en pesos alcanzaron valores superiores al 70% anual. “Dos años atrás, las tasas de interés en dólares de los préstamos bancarios a productores oscilaban entre 4/4,5% anual”, expresaron. Otro aspecto que destacan es que a pesar de la gran cantidad de divisas y dinero que genera el sector agropecuario, “es muy bajo el nivel de financiamiento que tiene con el sector bancario nacional”. Y agregaron que el campo, a lo largo de los años, “encontró otras alternativas para la financiación de los insumos y del capital del trabajo, como los pools de siembra, la financiación de capitales en el exterior, la utilización de capital propio y el canje de cereales y oleaginosas como pago de insumos y maquinaria agrícola”.

El trabajo de la BCR puntualizó que sigue cayendo el uso de tarjetas de crédito rurales para la compra de insumos. “Los precios de estos bienes con tarjeta tienen implícita la incorporación de un costo financiero en pesos del orden del 70 al 80% anual, lo cual los encarece de manera significativa”, informaron.