Duro informe sobre la economía de la consultora Economía & Regiones

La estabilidad financiera está lejos de ser definitiva. La consultora Economía & Regiones aseguró que la economía enfrenta un riesgo cada vez mayor de hiperinflación y default debido a sus graves problemas monetarios y fiscales.

“Hay un BCRA quebrado que asegura más devaluación y mayor inflación a futuro, lo cual (con el actual nivel de repudio por el peso) implica riesgo de hiperinflación (…)

Por el lado fiscal, con los mercados financieros internacionales cerrados y el financiamiento del FMI consumido en más de un 75 por ciento, el programa financiero 2020-2023 luce muy difícil de financiar, y emerge el riesgo de default”, destacó la consultora que tiene a Diego Giacomini como economista jefe.

Economía y Regiones sostuvo que en un escenario de más devaluación e inflación cae la demanda de dinero y aumenta la relación deuda/producto lo cual se traduce en un incremento de la tasa de interés y del costo de capital. “La deuda se vuelve más insustentable y el riesgo de default no sólo crece, sino que se acerca en el tiempo. Por un lado, se necesita cada vez más superávit primario para que la deuda sea sustentable en términos financieros. Por el otro, el aumento del debt overhang (sobreendeudamiento) impacta negativamente en el nivel de actividad económica, reduciendo aún más la capacidad de repago de la deuda. En este sentido, cada vez se hace más económicamente impagable la deuda soberana”, advierte el informe.

El documento destaca además que sin crecimiento es imposible pagar la deuda y el default se revela como inexorable. “La combinación de más deuda, mayor costo de capital, más decrecimiento económico y mayor superávit primario terminan haciendo que la deuda sea insustentable en términos sociales”, se remarca.

A su vez, Ecolatina remarcó que “dado que las reservas netas son menores a 20.000 millones de dólares, y que el próximo desembolso del FMI podría posponerse –además de los criterios fiscales, el mismo está sujeto a la solvencia de nuestro país y a su capacidad de repago-, la reestructuración de la deuda podría anticiparse a los grandes pagos”, previstos recién para 2022 y 2023.

Página/12