Deuda: cambios en las fechas y mayor pago de intereses

Hay cambios en las fechas y mayor pago de intereses. La sondea la Unión de Bancos Suizos. Expectativa,


Se decidió el sábado en Olivos después de un largo encuentro entre el Presidente y el ministro de Economía Martín Guzmán. La Unión de Bancos Suizos la está tanteando entre los bonistas. Esperan una respuesta esta semana. Mañana vencen otros US$ 500 millones.
El Gobierno argentino elevó una nueva y final propuesta de pago a los acreedores externos .

Esta es la “primera vez “que al máximo nivel de Gobierno existe confianza de que la propuesta puede caminar.

La movida comenzó el sábado y en las primeras horas del sondeo hubo reacciones positivas de varios acreedores fuertes. Igual todavía se aguarda la reacción de importante fondos de inversión como BlackRock, Fidelity y Ashmore.

La decisión se adoptó después de febriles negociaciones con los bonistas y herméticas reuniones en la Quinta de Olivos.

En la noche del sábado hubo una extenso encuentro entre el Presidente, el ministro de Economía, Martín Guzmán, y también – en parte – participó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Fernandez avaló y apoyó la nueva propuesta de pago que se dio a conocer entre el sábado a la noche y el domingo a los “lobos” de Wall Street.

El Presidente habría tomado la determinación de que esta sería la “propuesta final de la Argentina”. El plan de pago se va a sondear a través de una entidad financiera internacional: la

Unión de Bancos Suizos. Argentina esperará la respuesta hasta el martes o miércoles de esta semana.

En otras palabras: primero se buscará un acuerdo informal y después se haría oficial. Se trata de un artilugio de negociación al gusto de los bonistas. Siempre criticaron que el ministro Guzmán tomara decisiones unilaterales.

En caso de que tenga aceptación por la mayoría de los acreedores, la propuesta será oficializada de inmediato por la Argentina.
El domingo hubo innumerables contactos entre Guzman y el presidente Fernández. Por primera vez en el Gobierno existe clima de que la propuesta podría tener una aceptación importante de los acreedores.
Argentina está en default porque no abonó un vencimiento en mayo y ahora no pagaría otro vencimiento de 500 millones que vence el 30 de junio.

El nuevo plan de pago mantiene un valor presente neto del 50%, pero establece cambios en las fechas de cancelación y forma de pagos de intereses.

Ambas modificaciones hacen mas atractiva la oferta para Wall Street. Según fuentes de los bonistas podría mejorar en hasta 2 puntos la oferta para las arcas de Manhattan.

Primero porque adelanta fechas de pago. También porque mejora el pago de intereses a los Fondos que acepten el plan de pago y penaliza a los “lobos” de Wall Street que no la compartan.

Pero desde el punto de vista formal permitirá anunciar a la Casa Rosada que el pago no supera el 50%. Permitiría una mejor presentación política y –de alguna manera– conformar al vetusto “relato” del cristinismo duro.

Igual la propuesta mejora un 25 % la oferta que el ministro Guzmán anunció a mediados de abril en la Quinta de Olivos.

Este sería el último intento de la Casa Rosada para acercar posiciones. Se trataría de la propuesta “final” de Argentina.

El Presidente le dio la instrucciones a Guzmán de que este sería el máximo esfuerzo que el Gobierno está dispuesto a realizar para hacer un acuerdo con la deuda.

En la noche del sábado, el Presidente le habría dicho al ministro: “Ahora les toca a los acreedores decidir”. Igual se interpreta como un “paso político” trascendente para cerrar el conflicto de la deuda. Hasta ahora el Presidente no tuvo ningún éxito económico para mostrar.

El plan fue canalizado a través de la entidad financiera internacional Unión de Bancos Suizos, que asesora al comité de acreedores mas cercanos a las posiciones de Argentina. El llamado “Comité de Acreedores Argentinos” y cuyas siglas en inglés es ACC. Clarín confirmo al máximo nivel que el sábado a la noche la cúpula del UBS le trasladó a todos los fondos de Manhattan el contenido de la nueva propuesta de pago pactada con la cúpula del gobierno de Argentina.

Se trata de los comités de acreedores, pero también a los tenedores individuales que no están agrupados. 100% de los bonistas.

Los términos ahí redactados tienen el acuerdo de las autoridades argentinas. Precisamente la reunión Alberto – Guzmán se hizo para tener el aval político del Presidente. Habría habido conversaciones con banqueros y también consultas con autoridades económicas del G-7.

En forma inmediata, UBS les presentó el fin de semana la propuesta a todos los fondos acreedores. Incluido los intransigentes BlackRock, Fidelity y Ashmore. Según esa documentación los acreedores deberían firmar un compromiso que diría lo siguiente: “Si Argentina presenta esta propuesta entonces la acepto”. En caso de que los “lobos” de Wall Street firmen ese contrato, estarían -después- obligados a aceptar la propuesta si la presenta la Argentina.

También participaron de las conversaciones los banqueros que asesoran al Palacio de Hacienda de Lazard Freres, HSBC y de la poderosa Merril Lynch-Bank Of American. El trío cobra una cifra millonaria.

En la noche del sábado y el domingo existía cierto optimismo en el Gobierno por el avance de la negociación.

Las primeras reacciones fueron positivas de parte de acreedores.

La intención sería lograr una adhesión inicial que supere el 50% y solo en ese caso se haría oficial la propuesta Argentina.

Fuente: Clarín