Arcor y Bagley pagaron US$ 1,7 millones para aumentar su participación en La Serenísima

Arcor y Bagley concretaron la primera parte de la opción de venta del año 2020, con lo cual la tenencia conjunta de ambas empresas pasó a ser del 47,98 % del capital social de la Sociedad Mastellone Hermanos, dueña de la marca La Serenísima.

Mastellone tiene el derecho, pero no la obligación, durante los años 2017, 2018, 2019 y 2020, de vender a Bagley y Arcor acciones siempre y cuando la participación accionaria de estas empresas no supere el 49% del capital social y votos. Luego, hasta 2025 Arcor y Bagley pueden adquirir hasta el 100 % de Mastellone.

Claudio Fernández Saavedra, Responsable de Relaciones con el Mercado de la empresa láctea, señaló en una nota de la Comisión Nacional de Valores (CNV) que “una vez que se perfeccione la adquisición de ciertas acciones que le han sido ofrecidas en venta por otros accionistas de Mastellone, Arcor y Bagley mantendrán, en forma conjunta, un 48,89% del capital social de la Sociedad”.

Mastellone Hermanos informó ante la CNV que en el primer trimestre del año registró una pérdida superior a los $ 1.400 millones. Desde la empresa señalaron que pese a las mayores ventas durante la cuarentena no lograron compensar el rojo del balance.

“Los aumentos en los costos no pudieron ser compensados por nuestros precios de venta, los cuales incluso destacamos, se han mantenido sin alteraciones desde noviembre del año pasado. Como corolario de esto, la Resolución N°100 de la Secretaría de Comercio Interior de la Nación estableció como precios máximos de venta a los vigentes al día 6/03/20, lo cual complicó nuestras posibilidades de atenuar el efecto de los mayores costos del período”, destacó la empresa.

Por otro lado, agregan: “Hemos registrado un aumento en los volúmenes exportados en su comparación interanual, debido al embarque de operaciones que habían sido acordadas sobre el fin del año anterior. No obstante, en materia de rentabilidad el resultado fue radicalmente diferente. La aplicación de un incremento en las retenciones impositivas calculadas sobre el valor FOB de nuestro principal producto de exportación (leche en polvo), más el efecto combinado de las restantes variables y costos terminaron impactando negativamente sobre la rentabilidad de este segmento de negocio”.

Fuente: AgroFy