Z+M: Muchos números hoy no cierran…

Z+M: Muchos números hoy no cierran…

Los apuntes de la consultora Zorraquin+Meneses (Z+M) repasan que hay muchas reuniones de socios o gerentes de empresas agropecuarias para ajustar decisiones para la 2020/2021 en ganadería de engorde y lechería.

Desde Z+M citan que muchos números hoy no cierran, potenciado por la menor cantidad de pasto generado en las pasturas, con una primavera de lluvias escasas: “Muchas decisiones a tomar, la biología y las finanzas apuran los tiempos”.

Negocio ganadero

Los especialistas advierten una fuerte crisis en los feedlots y en la ganadería de engorde en general: “Con la actual relación de compra venta entre ternero y novillo, sumado al alto precio del maíz, no hay forma de ganar plata con ese negocio”.

Esto ha llevado a que se redujera la reposición a medida que se van vaciando los corrales y también ha llevado a reponer con terneras hembras o vaquillonas para dar servicio, por la expectativa en la suba del valor del vientre en diciembre.

“En esta última semana se mostró más firme el precio del novillito y el novillo, con valores esporádicos de 125 a 135 $/kilo aunque el promedio se ubique debajo de los 120 $/kilo todavía.

Pero a medida que se reduzca la oferta de gordo, el precio se va a ir afirmando y sin duda también se reflejará en un aumento de precios en carnicerías”, repasan y anticipan: “Ya se sabe que esto genera incomodidad en los Gobiernos de turno, a veces con consecuencias intervencionistas, a pesar que hoy los argentinos consumimos en promedio más de 100 kilos de carne por año (entre vacuna, porcina y aviar), algo que pocos países pueden mostrar”.

Por otro lado, la cría está pasando un “veranito” en el precio de lo que vende, con terneros en el orden de los 150 $/kilo y la vaca y toros de descarte en el orden de los 100 $/kilo. Y con los vientres preñados buscando un nuevo escalón de precios.

Todo enmarcado en que la exportación representa más del 25% de la producción, sustentada casi exclusivamente en China, con Europa afectada por la nueva ola de coronavirus.

Negocio lechero

En cuanto a la lechería, en el mes de octubre el precio del Sistema Integrado de Gestión de la Lechería Argentina (SIGLeA) fue de $ 19,59 el litro, que representa un aumento del 2,7% respecto a septiembre y del 21.6% respecto a un año atrás: “Sigue muy por debajo de la inflación de costos“, destacan.

En algunos tambos, por calidad o por volumen, el precio superó los 20 $/litro y los sólidos útiles los 280 $/kilo. En Gran Buenos Aires el litro de leche en sachet subió menos todavía (16.5% anual), con un mercado al que le cuesta validar aumentos sin afectar el consumo.

“Si bien los que están en el negocio del tambo entienden y se adaptan a los ciclos de esta actividad, la foto actual es muy poco atractiva”, describen en Z+M.

El precio de la leche que ha perdido contra la inflación y con fuerte deterioro en sus términos de intercambio (relación insumo/producto) contra casi todo lo que lo afecta. En particular al ver que hoy con un litro de leche se compran 1,3 kilos de maíz comparado con el valor histórico de 2 a 1.

Con la expectativa de que el alto precio de los alimentos vino para quedarse un rato y basando la mejora potencial del precio de la leche para los próximos meses en cuatro elementos:

Caída de la oferta el acercarse el verano

Suba de precio al consumidor que pueda acompañar al menos la inflación

Exportaciones firmes que puedan aumentar con precios de leche en polvo en el orden de los 3000 u$s/tonelada

Disminución o eliminación del impuesto por derechos de exportación que hoy es del 9%.

“O alguna combinación de estos cuatro puntos. El hecho de haber tenido un par de años previos con rentabilidad positiva le da a las empresas mayor capacidad para tolerar esta situación, sumado a que esta es una actividad con alta barrera de salida que puede demorar cualquier decisión drástica. Pero muchos tambos chicos o con baja eficiencia productiva pueden plantearse seriamente su continuidad en este escenario“, concluyen.

Fuente: Agrofy