Ya superan los $ 10.000 millones los plazo fijo para no clientes

El Banco Central comentó ayer en un comunicado que tras el fuerte ascenso del debin en mayo, en junio el uso de este instrumento siguió aumentando de forma muy significativa. El monto operado en junio subió un 50,4%, alcanzando los 10.460 millones de pesos, frente a los 6.955 millones de mayo.

La cantidad de operaciones superó las 50 mil (50.624, frente a 37.927 en mayo, un 33,5% más).

El monto promedio operado también aumentó en junio y alcanzó los 206.627 pesos, frente a los 183.385 de mayo.

Depósitos En el último mes (variación 30/6-31/5), el monto de los plazos fijos de menos de 1 millón de pesos subió 14.980 millones de pesos, lo que representa un incremento del 2,9%. Teniendo en cuenta la variación promedio de junio respecto de mayo, la subida fue de 17.643 millones, un 3,5%.

Tasas El diferencial entre la tasa de política monetaria y las tasas pagadas a los ahorristas volvió a bajar en junio. Este diferencial se redujo en torno a 4 p.p. en el último mes, y acumula un descenso de 10 p.p. respecto de abril.

En junio, si bien las tasas de los plazos fijos bajaron en torno a 4 p.p. (del 50,5% al 46,22%), la tasa de Leliqs bajó aún más: 8 p.p., pasando del 70,73% (29/5) al 62,69% (28/6).

Hace dos meses, el Banco Central motorizó la operatoria para que clientes de un banco pudieran hacer colocaciones a plazo fijo en otro banco, sin necesidad de relacionarse como cliente mediante la contratación de un paquete de servicios financieros.

Hoy, el volumen de esos plazos fijos para no clientes supera los $ 10.000 millones de pesos.

La lógica de esta medida era que los bancos compitieran con mejores tasas para captar fondos de otros bancos. Para el Banco Central, era una manera de que el sistema financiero estuviera más activo en la seducción a los ahorristas para que -sobre todo- mantuvieran sus pesos en pesos, y no buscaran pasarse a dólares.

Lo concreto es que en su segundo mes de aplicación, aumentó considerablemente el uso del debin (débito inmediato), subieron los depósitos y se volvió a reducir el diferencial entre la tasa de política monetaria y las tasas pagadas a los ahorristas.

Clarín