Vyhñak, del Mariva: “La liquidez es un atributo muy valorado en entornos como los actuales”

“Para el sistema financiero es preocupante que la permanencia de altos niveles de tasa de interés continué deteriorando la capacidad de pago de los deudores”, sentencia Carlos Vyhñak, gerente de Gestión Financiera del Banco Mariva, en una charla exclusiva con BANK MAGAZINE.

También destaca que las empresas argentinas que facturan en dólares prefieren tomar deuda en moneda estadounidense y no en pesos, ya que la tasa en dólares “sigue siendo adecuada para el contexto actual”. Además, subraya que muchas compañías recibieron aportes de sus accionistas para bajar el endeudamiento. – Por Mariano Jaimovich

-¿Qué particularidades están observando en los clientes individuales y corporativos en este momento en cuanto a sus preferencias financieras en medio de la volatilidad cambiaria e incertidumbre política?
Tanto en las empresas como en el inversor individual observamos un comportamiento muy cauteloso a la hora de tomar riesgos. Más allá de cada perfil, nuestros clientes individuales privilegian incluso las posiciones en cash antes que tomar riesgo de mercado y de créditos de instrumentos locales. En este sentido la liquidez es un atributo muy valorado en entornos como los actuales. Las empresas, en particular para lo que sea liquidez inmediata, aprovechan las altas tasas en pesos y a largo plazo para excedente de fondos, prefieren dolarizar o tomar seguros de cambio para estar cubiertos.
-Aquellos que suelen tomar deuda para financiar sus consumos o productividad, ¿qué tipo de elecciones financieras están realizando ahora con el contexto actual económico y político?
-Las pymes están tratando de mejorar su costo de endeudamiento a través de los préstamos avalados por SGR, buscando financiación en el mercado, lo que les permite bajar la tasa. Y por el lado de las empresas que tienen su facturación atada al dólar se vuelcan a tomar deuda más en dólares que en pesos, ya que la tasa en dólares sigue siendo adecuada para el contexto actual. Hemos notado también que muchas compañías optaron por reestructurar su plantel y recibieron aportes de sus accionistas para bajar el endeudamiento.
-Y aquellos que ahorran en el sistema bancario, ¿qué están haciendo con sus ahorros? ¿Siguen apostando por los plazos fijos?  
-Nuestros clientes continúan renovando sus depósitos, tanto en dólares como en pesos, los plazos en su mayoría son cortos a menos de 90 días, algo que sucede también en todo el sistema. En general, los plazos fijos privados en pesos están creciendo a niveles del 70% interanual.

-¿Qué cambios están notando tanto en las personas como en las empresas en cuanto a las decisiones sobre sus fondos disponibles?
-Las personas están enfocadas en conocer alternativas de activos no argentinos, tratando de controlar los daños que sufrieron las carteras en términos de retornos en los últimos 12 meses. En este sentido, según cada perfil de riesgo, observamos que los inversores privilegian plazos cortos, liquidez en el mercado, buenos créditos en el caso de renta fija y compañías globales y maduras en los mercados de acciones. En el caso de las empresas se ve un comportamiento mixto en donde muchas aprovechan para su liquidez inmediata las tasas que se están pagando tanto en cuentas a la vista como en plazo fijo o en fondos comunes de inversión en pesos. Otras compañías optan por tener su liquidez enteramente en dólares.

-¿Cómo influye la volatilidad del dólar en las colocaciones en pesos? -En general, tanto los individuos como las empresas atesoran dólares en contextos preelectorales, aunque entendemos que la tasa de interés nominal actual es un costo de oportunidad alto para aquel que tenga excedentes transitorios de pesos.

-¿Cómo está impactando en el sistema el actual nivel elevado de las tasas de interés en el otorgamiento de créditos y en la toma de deuda en general de los clientes?
  -La demanda por préstamos privados viene cayendo producto de varios factores, entre ellos los niveles de tasa. Los préstamos comerciales están disminuyendo nominalmente y los préstamos de consumo crecen por debajo de la inflación. En términos de plazos, a estos niveles de tasa, los clientes demandan créditos cortos y/o a tasa variable a la espera de una mejora de las condiciones crediticias en el futuro.  

-Con respecto a las tasas, ¿por qué sube más la de los créditos y tarda más en aumentar el interés en los plazos fijos? -Con la actual política monetaria las tasas activas ajustan rápidamente a las tasas de referencia del Banco Central, mientras que el traslado a tasas pasivas suele ser más lento y depende de múltiples causas. Hoy considero que el principal factor es el nivel de liquidez de los bancos frente al comportamiento del stock de préstamos.

-¿Cómo los puede impactar las últimas medidas del Banco Central respecto a la posibilidad de que los clientes coloquen el dinero en otras entidades que les ofrezcan mejor tasa, entre otras medidas?
-Vemos con buenos ojos las últimas medidas adoptadas por el Banco Central en este sentido, porque busca acompañar el avance tecnológico y la transparencia, a partir de los cuales finalmente redundará en un mayor beneficio para los ahorristas.

-¿Qué objetivos se propusieron desde el Mariva para cumplir este año? -Uno de los principales desafíos para este año es continuar creciendo en el negocio de la banca privada y de préstamos al consumo donde incursionamos en el 2018 con una muy buena aceptación en el mercado. A su vez, buscamos seguir aumentando la base de clientes corporativos, tanto en el segmento de empresas de primera línea como pymes, trabajo que ya encaramos hace dos años con resultados visibles. Para las pequeñas y medianas empresas, puntualmente estamos finalizando el desarrollo de una plataforma digital de negocios donde podrán acceder a créditos de forma simple y rápida.   Asimismo, seguimos trabajando para consolidar el área de intermediación financiera e incrementar nuestra participación en el mercado de capitales. Otra apuesta fuerte sobre la que estamos trabajando es la transformación digital del negocio. En este sentido estamos haciendo una importante inversión en tecnología desarrollando sistemas que brinden más dinamismo a nuestros procesos y permitan simplificar las transacciones de nuestros clientes.   Por último la expansión de la presencia institucional en el mercado de los Fondos Comunes de Inversión, es otros de los objetivos para este año.

-¿Qué evaluación realiza de la liquidez del sistema? -La liquidez del sistema está en niveles records, al menos de los últimos 10 años. Por donde se analice el sistema financiero, los indicadores muestran este incremento producto de la suba de encaje y de depósitos sumados a la caída de préstamos e incremento de inversiones en Letras de liquidez del Banco Central.

-¿De qué manera los impacta la mora? ¿Es para preocuparse? -La mora en el sistema financiero está creciendo. En nuestro caso particular, estamos manteniendo los niveles históricos debido a una política de crédito más selectiva que implementamos hacia el inicio del segundo trimestre de 2018. Obviamente, para el sistema financiero es preocupante que la permanencia de altos niveles de tasa de interés continué deteriorando la capacidad de pago de los deudores. En el negocio de finanzas corporativas, vimos el año pasado una fuerte contracción a la financiación para aquellas empresas que se dedican a prestar al consumo en general.

-El mercado bancario es cada vez más competitivo, ¿en qué aspectos están haciendo foco para diferenciarse del resto del sector? -El Banco como parte del Grupo Mariva hoy puede ofrecer experiencias integrales a nuestros clientes. Nos diferenciamos por facilitar plataformas que permiten, a todo tipo de inversor, acceder a los activos locales pero también al mercado internacional de manera de construir una cartera diversificada. Al contar con entidades reguladas en Argentina (Banco Mariva, Mariva Bursátil y Mariva Asset Management) y Estados Unidos (Mariva Capital Markets LLC y Mariva Global Asset Management) podemos ofrecer a nuestros clientes operar distintos instrumentos financieros. Este aspecto es fundamental para diferenciarnos en la mayoría de nuestras unidades de negocio. A esto le sumamos que, al ser un banco pequeño, tenemos una relación muy estrecha y personalizada con cada uno de nuestros clientes, los conocemos y entendemos qué es lo que precisan.

-¿Cómo estima que el Banco Central se manejará con los encajes?
-Evidentemente, los actuales niveles de encajes obedecen al objetivo principal de la presente política monetaria del Banco Central. Estimamos que en la medida que se estabilice el mercado cambiario, se verifique una baja sustentable y sostenida de la inflación, se confirme un incremento del nivel de actividad y, consecuentemente, un aumento de la demanda del crédito, el organismo monetario irá acompañando esa tendencia con reducción de los mismos.

-¿Qué análisis realiza del momento actual del país?
-Estamos atravesando un escenario complejo, y con las elecciones en el horizonte las definiciones políticas van marcando el ritmo. En líneas generales, el banco prevé que la economía local podrá revertir la crisis y crecerá moderadamente en el marco de un año electoral que siempre genera incertidumbre. Es fundamental alcanzar una estabilidad cambiaria que permita el descenso de la inflación y las tasas de interés, y que eso haga posible la financiación a empresas y la reactivación del consumo que permita volver a una senda de crecimiento que debería consolidarse a partir del próximo año.-