Vicentin suspende actividad en plantas tras cesación de pagos

La compañía procesadora y exportadora de granos Vicentin detuvo parte de sus operaciones de molienda en Argentina en momentos en que busca reestructurar deuda tras entrar en cesación de pagos la semana pasada, dijeron a Reuters fuentes del sector con conocimiento directo de la situación.

Vicentin, el mayor exportador de productos de soja en Argentina el año pasado, no está moliendo en sus dos plantas en el polo agroportuario de Rosario, dijo a Reuters una fuente cercana a la empresa, que señaló que, en cambio, la planta que opera en conjunto con Glencore permanece activa.

Argentina es el principal exportador mundial de aceite y harina de soja y, según datos oficiales, en el 2018 Vicentin embarcó 4,4 millones de toneladas de harina de soja y 929.000 toneladas de su aceite derivado.

“Las plantas (de molienda) de San Lorenzo y de Ricardone actualmente solo hacen tareas de mantenimiento, no están moliendo”, dijo la fuente, que pidió no ser identificada, y detalló que las operaciones se detuvieron el fin de semana en las unidades en las que Vicentin es el dueño total.

San Lorenzo y Ricardone son dos localidades a unos 50 kilómetros al norte de la ciudad de Rosario, la región de donde sale el 80% de las exportaciones agrícola y agroindustriales de Argentina. La planta que opera con Glencore está en Timbúes, también en la región portuaria rosarina.

“Las negociaciones (por la deuda) estaban siendo conducidas por pocas personas al más alto nivel”, con pocos detalles circulando en el sector, dijo una fuente con conocimiento directo de la situación y que también pidió no ser identificada.

La semana pasada la compañía sorprendió a los mercados cuando anunció que inició un proceso de reestructuración de pagos a proveedores y a bancos por más de 350 millones de dólares debido a estar en “estrés financiero” por el contexto de la crisis económica argentina. [nL1N28F10E]

El jueves, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) envió a sus socios una carta, a la que Reuters tuvo acceso, donde la entidad lamentó los “graves inconvenientes” que Vicentin generó al sector y pidió un detalle del total de las deudas vencidas por contratos de compraventa de granos.

Entre los acreedores financieros se encuentran el estatal argentino Banco de la Nación, el banco de desarrollo holandés FMO, la Corporación Internacional de Financiamiento del Banco Mundial, Rabobank, ING Group. Ninguno realizó una declaración tras ser consultado.

En una carta de respuesta de Vicentin a la BCR vista por Reuters, la empresa “no ha podido escapar al contexto que adversamente afecta a todos los actores productivos e industriales del país”, haciendo referencia a la crisis económica que desde 2018 afecta a Argentina.

“Vicentin responsablemente afrontará todos sus compromisos (…) pero también es imperativo comprender que no hay soluciones instantáneas a circunstancias de la magnitud de la que enfrentamos”, señaló la compañía sin informar cifras.

(REUTERS – Escrito por Maximilian Heath, Editado por Walter Bianchi y Manuel Farías)