Ven al tipo de cambio bajo presión, por el próximo vencimiento de un bono

El próximo lunes el Banco Central deberá pagar el Bono de Política Monetaria (BOPOMO 2020). Es un instrumento atado a la tasa de política monetaria, que ayer cerró en 83,205%.

El Bono alcanza $24.800 millones de pesos y en las mesas las dudas son muchas, de hecho, hay quienes ya descuentan que esa plata se volcará al dólar, estiman que los tenedores de esos títulos intentarán comprar dólares para sacarlos del mercado local.

En tanto otros esperan que hagan pasar a los acreedores por Caja de Valores a cobrar. Sobre todo, al gigante PIMCO, que tiene la mitad de esos papeles que no se “reperfilaron”; respecto de la otra mitad, está en manos de otros fondos del exterior.

Ante la incertidumbre creciente desde las PASO, el hecho de comprar dólares para sacarlos del mercado local, podría impulsar un alza en la cotización del dólar oficial y del Contado con Liqui (CCL), como se denomina en la jerga bursátil al giro de divisas al exterior por fuera del cepo.

Igualmente, la autoridad monetaria empuja la pesificación con tasas inimaginables para un mercado normal. De hecho, los depósitos en pesos al plazo mínimo de 30 días arrojan rendimientos superiores al 60% en la modalidad electrónica, lo que impulsa un repunte del volumen a unos 1,51 billones de pesos (unos 26.700 millones de dólares) tras caer a un mínimo de 4 meses a comienzos de septiembre, según operadores.

De todas maneras, respecto del BOPOMO, en el mercado anticipan que PIMCO y los demás buscarán irse, vía contado con liqui (CCL), hacia el exterior.

El dato positivo es que no impactaría en las reservas porque es una operación entre privados. “Los que probablemente traten de salir son los fondos chicos que pueden dolarizar sus cupones sin hacer explotar el CCLy eso es lo que vamos a ver en los próximos días.

En tanto en las últimas horas se conoció el dato, de que unos u$s 9.975 millones fueron sacados por los argentinos del sistema financiero en un mes en medio de la inestabilidad cambiaria que se desató el pasado 12 de agosto.

El stock de dólares estadounidenses depositados por los ahorristas y las empresas volvió así al nivel más bajo desde el 2 de enero de 2017, cuando el nivel era de 22.509 millones de dólares, según los registros de la autoridad monetaria.

Con información de El Economista, Ámbito Financiero y Reuters