Urtubey recorre la Patagonia

“La Argentina no se termina en los cinco principales centros urbanos del país”, apunta el salteño que, con el federalismo como bandera y un mensaje diferenciado, apuesta a conquistar el voto del interior.

“Queremos llevar nuestro mensaje a los fueguinos y que sepan que esto es ida y vuelta, porque también hemos venido a escuchar, para que podamos construir un verdadero proyecto federal, que no se declama, se debe practicar”, lanzó Urtubey durante su visita a Ushuaia, donde lo recibió el actual vicegobernador de Tierra del Fuego, Juan Carlos Arcando, que es candidato a senador por Consenso Federal. También pidió que “las políticas a seguir las determinen los fueguinos, y no desde un escritorio en Buenos Aires”. Un discurso similar hizo en Río Grande y a Río Gallegos, en Santa Cruz, y lo repetirá este martes en Neuquén, donde se reunirá con el gobernador Omar Gutiérrez.

“Si nosotros queremos construir un proyecto nacional que integre a cada una de las 24 provincias Argentina y que plantee la recuperación de la actividad productiva, de la actividad comercial, que vuelva a poner de pie a la pequeña y la mediana empresa, respetemos el armado político en cada provincia y no aceptemos a grandes proyectos nacionales que, desde Buenos Aires, resuelven cómo se organiza cada una”, declaró.

Su misión está empujada también por la esperanza del factor boleta corta con la que van a jugar varios oficialismos provinciales, como es el caso de Misiones, Córdoba, Neuquén, Río Negro y Chubut.

En el entorno del salteño esperan que sin el arrastre de la lista sábana haya más ciudadanos que se animen a elegir fuerzas diferentes para las distintas categorías y eso los ayude a saltar la cada vez más extrema polarización, el principal problema que enfrenta la tercera vía.

Mientras tanto, como candidato a presidente, Lavagna se enfoca en los medios y grandes ciudades. Estuvo en Mendoza y este miércoles visitará nuevamente Santa Fe, con el gobernador socialista Miguel Lifschitz como anfitrión.

El lavagnismo apuesta fuerte a provincias de la región centro, como Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos. “Son centros productivos refractarios a Cristina Kirchner y con muchas críticas al gobierno de Macri”, aseguran. En el norte del país, reconocen, hay un electorado peronista más afín al kirchnerismo.

Juntos, Lavagna y a Urtubey publicaron esta semana una carta abierta contra la grieta, en la que advierten que “el principal vector del voto argentino será el odio o el miedo” y que esos son “sentimientos que no inspiran decisiones racionales”

Clarín