The Economist: Adiós globalización

El semanario aborda el “peligroso atractivo de la autosuficiencia” de los países bajo el covid-19.

Incluso antes de la pandemia, la globalización estaba en problemas. El sistema abierto de comercio que había dominado la economía mundial durante décadas había sido dañado por el colapso financiero y la guerra comercial chino-estadounidense. 

Ahora se está recuperando de su tercer golpe al cuerpo en doce años, ya que el confinamiento ha sellado las fronteras e interrumpido el comercio. El número de pasajeros en el aeropuerto Heathrow de Londres ha disminuido en -97% interanual; las exportaciones de automóviles mexicanos cayeron -90% en abril y el 21% de los viajes transpacíficos de contenedores en mayo fueron cancelados. 

A medida que se reabran las economías, la actividad se recuperará, pero no espere un regreso rápido a un mundo sin preocupaciones de movimiento, sin restricciones y de libre comercio. La pandemia politizará los viajes y la migración y afianzará un sesgo hacia la autosuficiencia. Esta sacudida hacia adentro debilitará la recuperación, dejará a la economía vulnerable y propagará la inestabilidad geopolítica.

El mundo ha tenido varias épocas de integración, pero el sistema comercial que surgió en la década de 1990 fue más lejos que nunca. China se convirtió en la fábrica mundial y las fronteras se abrieron a personas, bienes, capital e información. Después del colapso de Lehman Brothers en 2008, la mayoría de los bancos y algunas empresas multinacionales pusieron marcha atrás. El comercio y la inversión extranjera se estancaron en relación al PIB, un proceso que este periódico más tarde llamó slowbalisation. Luego vinieron las guerras comerciales del presidente Donald Trump, que mezclaron las preocupaciones por la clase trabajadora estadounidense (blue-collar) y el capitalismo autocrático de China con una agenda más amplia de chovinismo y desprecio por las alianzas. En el momento en que el virus comenzó a extenderse por primera vez en Wuhan el año pasado, la tasa arancelaria de Estados Unidos sobre las importaciones volvió a su nivel más alto desde 1993 y tanto Estados Unidos como China habían comenzado a desacoplar sus industrias tecnológicas.

Desde enero, una nueva ola de disrupción se ha extendido hacia el oeste desde Asia. El cierre de fábricas, tiendas y oficinas ha provocado una caída de la demanda y ha impedido que los proveedores lleguen a los clientes. El daño no es universal. La comida todavía está llegando, Apple insiste en que todavía puede fabricar iPhones y las exportaciones de China se han mantenido hasta ahora, impulsadas por las ventas de equipos médicos. Pero el efecto general es salvaje. El comercio mundial de bienes puede reducirse entre 10% y 30% este año. En los primeros diez días de mayo, las exportaciones de Corea del Sur, una potencia comercial, cayeron -46% interanual, probablemente la peor disminución desde que comenzaron los registros en 1967.

La anarquía subyacente de la gobernanza global está siendo expuesta. Francia y Gran Bretaña se han enredado peleando por las reglas de las cuarentenas, China está amenazando a Australia con aranceles punitivos por exigir una investigación sobre los orígenes del virus y la Casa Blanca sigue en pie de guerra respecto al comercio. A pesar de algunos casos de cooperación durante la pandemia, como los préstamos de la Reserva Federal a otros bancos centrales, Estados Unidos se ha mostrado reacio a actuar como el líder mundial. El caos y la división en casa han dañado su prestigio. El secretismo y el acoso de China han confirmado que no está dispuesto, y que no es apto, para tomar el manto. 

En todo el mundo, la opinión pública se está alejando de la globalización. Las personas se han visto perturbadas al descubrir que su salud depende de una pelea por importar equipos de protección y de migrantes que trabajan en hogares de cuidado y cosechando cultivos.

Esto es solo el comienzo. Aunque el flujo de información es ampliamente libre fuera de China, el movimiento de personas, bienes y capital no lo es. Considere a las personas primero. La administración Trump propone reducir aún más la inmigración, argumentando que los empleos deberían ir a los estadounidenses. 

Es probable que otros países lo sigan. Los viajes están restringidos, lo que limita el alcance para encontrar trabajo, inspeccionar plantas de producción y hacer pedidos. Alrededor del 90% de las personas viven en países con fronteras, en gran medida, cerradas. Muchos gobiernos se abrirán solo a países con protocolos de salud similares: una de estas “burbujas de viaje” ya incluye a Australia y Nueva Zelanda y, tal vez, Taiwán y Singapur. La industria está advirtiendo que la interrupción para viajar será duradera. Airbus ha reducido la producción en un tercio y Emirates, un símbolo de la globalización, espera que no se recupere hasta 2022.

El comercio sufrirá a medida que los países abandonen la idea de que las empresas y los bienes deben recibir el mismo trato, independientemente de su procedencia. Los gobiernos y los bancos centrales están pidiendo a los contribuyentes que suscriban a las empresas nacionales a través de sus paquetes de estímulo, creando un incentivo enorme y continuo para favorecerlos. Y el impulso para traer las cadenas de suministro de vuelta a casa, en nombre de la resiliencia, se está acelerando. El 12 de mayo, Narendra Modi, primer ministro de la India, le dijo a la nación que había comenzado una nueva era de autosuficiencia económica. El estímulo japonés covid-19 incluye subsidios para empresas que repatrian fábricas; los funcionarios de la Unión Europea hablan de “autonomía estratégica” y están creando un fondo para comprar participaciones en empresas. Estados Unidos insta a Intel a construir plantas en casa. El comercio digital está prosperando pero su escala sigue siendo modesta. Las ventas al exterior de Amazon, Apple, Facebook y Microsoft equivalen a solo al 1,3% de las exportaciones mundiales.

El flujo de capital también está sufriendo, a medida que se hunde la inversión a largo plazo. La inversión china de capital de riesgo en Estados Unidos cayó a US$ 400 millones en el primer trimestre de este año, un 60% por debajo de su nivel de hace dos años. Las empresas multinacionales pueden reducir su inversión transfronteriza en un tercio este año. Estados Unidos acaba de dar instrucciones a su principal fondo de pensiones federal para que deje de comprar acciones chinas, y en lo que va del año, los países que representan el 59% del PIB mundial han endurecido sus normas sobre inversión extranjera. Mientras los gobiernos intentan pagar sus nuevas deudas gravando a empresas e inversionistas, algunos países pueden verse tentados a restringir aún más el flujo de capitales fuera de sus fronteras.

Se siente solo allá afuera

No se deje engañar con respecto a que un sistema de comercio con una red inestable de controles nacionales será más humano o más seguro. A los países más pobres les resultará más difícil ponerse al día y, en el mundo rico, la vida será más cara y menos libre. La forma de hacer que las cadenas de suministro sean más resistentes no es domesticarlas, lo que concentra el riesgo y pierde las economías de escala, sino diversificarlas. Además, un mundo fracturado dificultará la resolución de problemas globales, incluida la búsqueda de una vacuna y la recuperación económica.

Trágicamente, esta lógica ya no está de moda. Esos tres golpes al cuerpo han herido tanto al sistema abierto de comercio que se están descuidando los poderosos argumentos a su favor. Despídase de la mayor era de la globalización y preocúpese por lo que va a ocupar su lugar.

Fuente: EL Mercurio