Tetaz: Sería mucho más simple si Argentina adoptara al Real como su moneda

Desde el punto de vista práctico, es cierto que puede llevar muchos años coordinar la convergencia y obviamente exigiría la aprobación de ambos parlamentos, pero probablemente sería mucho mas simple si Argentina adoptara al Real como su moneda; así, en vez de Dolarizar, Realizaríamos la economía.

Esto tampoco se hace de la noche a la mañana, pero en un contexto en el que muchos pensaban a que tanto Macri como Bolsonaro detonarían el Mercosur, los presidentes doblaron la apuesta, patearon el tablero e instalaron un tema, que al menos en el caso del argentino, le permite recuperar protagonismo y poner el eje del debate mirando hacia delante.

Dicho esto, una moneda común con fuerte peso del Banco Central de Brasil, nos permitiría converger rápidamente a la inflación Brasileña que cerro el 2018 en 3,75% y que en el mes de mayo fue de tan solo 0,13%. También bajarían fuertemente las tasas de interés en esa moneda, crecerían el crédito y la inversión, empujando hacia arriba la actividad económica y bajando el desempleo. Además, aumentaría mucho el comercio entre los socios y se profundizaría la integración financiera fomentando mayor competencia de los bancos, puesto que bajarían los costos de transacción.

Pero todas estas ventajas no evitarían los desmanejos fiscales que han caracterizado las finanzas públicas de los últimos 75 años. Argentina sistemáticamente ha gastado por encima de sus posibilidades; solo hemos tenido superávit financiero entre el 2003 y el 2008, en parte porque teníamos un alto porcentaje de la deuda en default. El mejor ejemplo es Ecuador, que sí, logró eliminar la inflación con su dolarización, pero tiene 600 puntos de riesgo país

Ir al Real tampoco reduciría los costos de una burocracia imposible, que según el calculo del banco Mundial, hace que en Argentina se pierdan 341 días de tramites para poder perfeccionar los permisos para una construcción, mientras que en Chile son 195 y en Colombia 132. Y finalmente no evitarían la industria de los juicios laborales que hace que sea tan costoso producir en el país.

La ecuación de rentabilidad de cualquier negocio depende del precio al que vende su producto (si es que tiene demanda interna o externa para hacerlo) y de los costos. Dentro de estos últimos se destacan el laboral, el energético, el impositivo y el financiero.En Argentina lo que la política no ha podido hacer para reducir esos y costos y ganar competitividad, tarde o temprano lo termina haciendo una devaluación.

Ir a una moneda común bajaría los costos financieros y aumentaría el acceso a mercados para nuestros productos, pero también implicaría renunciar a ese atajo histórico que ha sido devaluar; con sus pros y sus contras. Habría más presión para que la política efectivamente resuelva los problemas de fondo, pero también habría más recesión y desempleo si eso no ocurre.