Sturzenegger dijo a los bancos que deberán competir más

Federico Sturzenegger había prometido un discurso con respuestas firmes a los economistas que cuestionan su política antiinflacionaria. Sin embargo, en el cierre de la Conferencia Anual de FIEL, el presidente del Banco Central no le apuntó tanto a sus colegas sino que descargó munición gruesa sobre los bancos: los desafió a que compitan entre sí por la captación de depósitos porque -dijo- el negocio de financiarse barato con las cuentas sueldo se les terminará en 18 meses.
En ese plazo, aseguró, se habrá concretado la meta antiinflacionaria del BCRA y el margen actual de ganancia por el diferencial con la inflación se reducirá drásticamente. “Tendrán que compensar menor margen con mayor volumen”, advirtió.
Las críticas hacia los bancos se dispararon cuando alguien le preguntó de dónde saldrá el fondeo para el boom de créditos, cuyo crecimiento Sturzenegger estimó en 60% anual. “Los bancos se atrincheraron en las cuentas sueldo, que es un nicho pequeño pero rentable. Representa apenas 15% del PBI”, dijo. Y añadió: “Con los activos líquidos disponibles los bancos podrán financiar el aumento del crédito durante un año y medio. Luego tendrán que hacer lo que no hicieron en los últimos 40 años, pagar más por los depósitos en lugar de licuar los ahorros como pasó en ese lapso”.
De todos modos, dijo que algunas entidades ya están desarrollando obligaciones negociables y ampliaciones de capital para fondearse. Puso como ejemplos al Galicia, Supervielle, Macro y BBVA Francés.
En cuanto a las críticas de los economistas a la política monetaria del BCRA, Sturzenegger planteó cinco aspectos:
1. “Pretender que otros actores tercien en la contienda contra la inflación es desconocer que se trata de un fenómeno monetario. Pero no hay proceso inflacionario que pueda persistir si no hay un Banco Central que lo monetiza y convalida.
2. “Decir que no hay plan antiinflacionario porque los agregados crecen el 30% luce tan anacrónico como hubiera sido decir eso en 1993, cuando la inflación terminó siendo del 7%”.}
3. “Es importante que los salarios también avancen de manera consistente con el proceso de desinflación. Esto implica que (las paritarias) deben tener un significativo componente de mirar hacia adelante en las negociaciones”.
4. “Las críticas al stock de Lebac parten de argumentos flagrantemente erróneos, sin distinguir entre intereses reales o nominales cuando, obviamente, parte del interés de las letras del BCRA se ve compensado por la inflación”.
5. “Muchos analistas, al ver que el volumen de pases cayó durante estos meses, dicen que ya no constituyen un instrumento efectivo de regulación monetaria. Pero no es así. El ubicar las tasas de mercado dentro del corredor es, justamente, la prueba más cabal de que está más operativo que nunca”.
Hacia el final, en charla con Fernando Navajas de FIEL, el presidente del BCRA admitió que hacia fines de 2016 y principios de 2017 “la política monetaria se relajó más de lo recomendable, al bajar la tasa del 38% al 21%”. Entre risas, Navajas le dijo: “¿Se les escapó la tortura?”. Y Sturzenegger concedió: “Si, ¡se nos escapó!”.