Stop débit el mecanismo que frena el descuento automático

Ahora, en estos tiempos de “refinanciación automática” de saldos para sobrellevar la cuarentena, el “stop debit” puede ser útil para los que todavía tienen resúmenes que vencen de acá al 30 de abril y necesitan aprovechar ese beneficio de “cuotificación” de la deuda pendiente.

Es que por decisión del Banco Central, el vencimiento de los resúmenes de las tarjeta de crédito ocurridos entre el 20 de marzo y el 12 de abril ya habían sido aplazados hasta el 13 de abril, sin aplicar intereses resarcitorios, y la refinanciación se aplicará por defecto a todo saldo impago cuyo vencimiento caiga entre esa fecha hasta fin de mes.

El recurso de “stop debit” es válido, por supuesto, para quienes tenían el pago de la tarjeta adherido a un débito automático y quiere frenarlo. Y para los que llegaron tarde, la buena noticia es que existe lo que se llama “reverso”, que permite anular un descuento ya realizado.

Para los financieramente disciplinados, el débito quizás era por el total del vencimiento de cada mes, es decir, todos los consumos del período. O bien, sólo por el pago mínimo, para evitar olvidos y por ejemplo, ir completando el pago según los flujos antes de que cierre el resumen. En ambos casos probablemente en estos meses de ingeniería financiera ya pudieron interiorizarse con el “stop debit” cuando no había manera de llegar a cubrir toda la tarjeta o incluso “bajar” el sagrado pago mínimo, lo que puede implicar la interrupción del crédito.

En cualquiera de los dos casos, si la persona necesita la refinanciación debe “desactivar” ese descuento automático a través de un “stop debit”. Y acá lo importante es informarse bien sobre las reglas de cada entidad porque curiosamente entre grandes instituciones varían.

Algunas permiten hacer el stop debit el mismo día del vencimiento hasta última hora, otras piden que se realice el día anterior y algunas sólo dan la opción del “reverso”, una vez descontado el pago. 

En el Galicia, por ejemplo, se da la flexibilidad de pedir el “stop debit” el mismo día del vencimiento hasta última hora (20) a través del homebanking o al app o bien por canal telefónico con atención automática. Aseguran que alrededor del 80% hizo sus débitos normalmente.

Dicen en el material explicativo que difunde el Santander, por ejemplo: “Si no deseas que opere el débito automático podrás realizar un stop debit desde
Online Banking o la App Santander Argentina. Importante: Si se debitó de tu cuenta el saldo a pagar de tu tarjeta, te contamos que si solicitás el stop debit durante ese mismo día, el dinero volverá a tu cuenta y se anulará el pago tomado“.

En el ICBC, es posible hacerlo hasta las 18 hs y explican que se han encargado de comunicar masivamente las nuevas fechas de vencimientos. Pero es la política en el caso del Itaú o el Macro, donde requieren que el “stop debit” se solicite el día anterior al vencimiento. 

Aclaran en el Itaú: “Disponemos de la opción de “stop debit” y se puede hacer hasta el dia anterior al vencimiento desde home banking. El cliente puede solicitar el reverso dentro de los siguientes 30 días para poder así refinanciar su tarjeta, y el banco tiene 72 hs hábiles para ejecutarlo”. En cuanto a la devolución de los fondos, son los lineamientos que dijo el propio Banco Central.

En el Macro, también piden un día antes: “En caso que desees suspender el débito, podrás realizar un Stop Debit desde Banca Internet o en nuestras sucursales, solicitando un turno online hasta el día anterior al vencimiento. Si el débito ya se realizó o si efectuaste el pago por otro canal y querés solicitar un reverso, podés hacerlo gestionando un turno online para atención en la sucursal, desde Banca Internet o en www.macro.com.ar”.

En una entidad se sinceran: “En el caso de que alguna persona no quería pagar el resumen y de alguna manera le entró el débito, a nivel sistémico ningún banco tiene la herramienta para devolver automáticamente la plata, Sobre todo ante un débito no deseado, cuando era algo que ya estaba preestablecido. Pero no quita que no se haga manualmente, Eso sí, el cliente tiene que contactarse y pedirlo”.

Fuente: Clarin