Stalkerware, la nueva amenaza digital

“El stalkerware roba la libertad física y en línea de la víctima, rastreando la ubicación física, monitoreando mensajes de texto y llamadas telefónicas, socavando la libertad individual de una persona y la libertad en línea”, explicó Jaya Baloo, CISO de Avast.

Avast ha encontrado un aumento del 51% en el uso de aplicaciones para espionaje y stalkerware desde que empezó la cuarentena en marzo hasta junio, en comparación con los datos de enero y febrero de 2020.

En Argentina, desde marzo, la empresa ha protegido a 408 usuarios de aplicaciones de espionaje y, la mayoría de acoso, con un aumento mensual del 24% en comparación con los dos primeros meses del año.

Stalkerware es un software poco ético que permite a las personas rastrear la ubicación de alguien, acceder a sus fotos y videos personales, interceptar correos electrónicos, mensajes de texto y aplicaciones de comunicación como WhatsApp y Facebook, así como espiar llamadas telefónicas y hacer grabaciones encubiertas de conversaciones a través de Internet, sin el conocimiento del usuario. Esta creciente amenaza digital se encuentra en un contexto de aumento de la violencia doméstica durante la cuarentena, llamada “epidemia oculta” del coronavirus.

De acuerdo con las cifras que presentó el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la ciudad de Buenos Aires, Entre el 20 marzo y el 30 de junio, los llamados a la línea 144 aumentaron un 48% comparados con respecto al año pasado, de acuerdo a las cifras del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la ciudad de Buenos Aires.

Jaya Baloo, CISO de Avast, expresó: “Stalkerware es una categoría creciente de malware doméstico con implicaciones inquietantes y peligrosas. Mientras que el spyware y los ladrones de información buscan robar datos personales, el stalkerware es diferente, roba la libertad física y en línea de la víctima. Usualmente se encuentran instalados en secreto en teléfonos móviles por supuestos amigos, cónyuges celosos, ex-parejas e incluso padres preocupados, el stalkerware rastrea la ubicación física de la víctima, monitorea los sitios visitados en internet, mensajes de texto y llamadas telefónicas, socavando la libertad individual de una persona y la libertad en línea”.

Este aumento de espionaje y acoso desde marzo de 2020 no se limita sólo a Argentina; Avast ha protegido a más de 43,000 usuarios de este tipo de malware en todo el mundo. Los datos específicos de cada país indican que 3,531 usuarios han sido atacados en Estados Unidos, 408 en Argentina, 525 en México, 1,648 en Francia y 3,048 en Brasil.

Fuente:Inversor Latam