La interna oficialista volvió al centro de la escena y tiñó el homenaje a Néstor Kirchner

La interna oficialista volvió al centro de la escena y tiñó el homenaje a Néstor Kirchner

El oficialismo quedó tomado otra vez por su propia interna, convertida en tema político dominante, a tal punto que marcó el día de homenajes a Néstor Kirchner. Fue la consecuencia directa de la carta difundida veinticuatro horas antes por Cristina Fernández de Kirchner. Y se amplificó con la reacción de Alberto Fernández, que intentó bajarle el tono al tema y buscó dejar alguna imagen de respuesta avalando a su equipo más cercano.

El Presidente y su entorno fueron sorprendidos por el texto de CFK, cuando sólo esperaban saber si participaría del acto oficial por Néstor Kirchner, a diez años de su muerte. La ex presidente dijo que por razones íntimas no participa de este tipo de recordaciones, pero su mensaje tuvo alto impacto por otras razones.

La ex presidente descargó toda responsabilidad de gestión en Alberto Fernández, cuestionó a algunos de sus funcionarios sin mencionarlos -se han dejado trascender sus críticas a Santiago Cafiero y Matías Kulfas, entre otros- y también sin nombrarlos apuntó a Sergio Massa y Vilma Ibarra. Cuestionó con dureza a los empresarios, en momentos que el Presidente busca recomponer relaciones, y planteó la necesidad de un acuerdo para enfrentar la crisis y tensión del dólar, en medio de la prueba que enfrenta Martín Guzmán.

Alberto Fernández prefirió bajarle el tono al mensaje de la vicepresidente aunque lo hizo tratando de descalificar la interpretación más generalizada sobre la carta, entendida como un gesto crítico. “Me gustó la carta de Cristina, la sentí como un apoyo”, dijo.

Después, desde el Gobierno le dieron trascendencia a gestos que representarían una respuesta, lo cual fue a contramano de su frase. El Presidente se mostró con el jefe de Gabinete, uno de los funcionarios más cuestionados desde las cercanías de CFK. Y se mostró para la foto caminando con Vilma Ibarra y Massa.

El acto central en en el CCK no contó con la presencia de la ex presidente y tampoco aisistió su hijo y jefe del bloque de diputados, Máximo Kirchner. Hubo discurso presidencial y fue presentada la estatua traída desde Quito e instalada en el centro cultural.

La estatua de bronce de Néstor Kirchner había sido una donación del Gobierno de Argentina, por entonces en manos de Cristina Kirchner, para la sede de la Unasur en Quito. Fue presentada en diciembre del 2014 , en un acto junto a los entonces presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Bolivia, Evo Morales.

A inicios del 2019, el mandatario de Ecuador, Lenín Moreno, que habían roto con Correa, anunció en cadena nacional el levantamiento de la estatua. “Él no representa los valores y la ética de nuestros pueblos. Sudamérica tiene una pléyade de héroes y próceres que sí nos representan”, dijo.

Además de la conmemoración en el CCK, el Frente de Todos realizó una caravana que llegó a Plaza de Mayo, además de actos en ciudades del interior del país.