Shell quiere ir hacia la luz

Royal Dutch Shell busca convertirse en la mayor compañía eléctrica a nivel mundial en un plazo de 15 años, estrategia que sugiere que la empresa tiene como mayor amenaza para su negocio el cambio climático más que el rendimiento débil que la electricidad ha tenido en la historia.

“Desde luego, aceptamos la mejora operativa, pero debemos tener en cuenta que hay un límite para lo que se puede hacer”, dijo el director de Tecnología y Proyectos de Shell, Harry Brekelmans, en una entrevista en Oslo el jueves.

“Centrémonos en donde podemos marcar una diferencia, que es más en el área de productos”, para revelar que la empresa está invirtiendo cerca de us$ 2 mil millones de dólares actualmente en la división de nuevas energías, buscando crecer en ese sector anualmente entre un 8% y 12%,

La mayor compañía petrolera de Europa sostiene que planea reducir su huella de carbono neta a la mitad para 2050. Agregó el año pasado, en una reversión notable tras la presión de los inversionistas activistas, que establecería objetivos a corto plazo cada año hasta llegar al objetivo final.

“Creemos que podemos ser la compañía eléctrica más grande del mundo a principios de los años 2030”, declaró Brekelmans.

El director remarcó que han perdido el interés en el negocio de la energía convencional, porque no les agrada el panorama que estuvieron contemplado durante los últimos 20 años, y agregó respecto de las energía srenovables: “sí estamos interesados porque creemos que nos gusta lo que vemos para los próximos 20 años”

Impulsado por nuevas leyes y los cambios de hábitos de los consumidores, los inversionistas actualmente están presionando a las compañías para que obtengan mayor protección del negocio frente al consumo de combustibles con menos carbono.

En Europa esa presión es especialmente fuerte, teniendo como ejemplo lo que ocurrió la semana pasada en Noruega, donde el Ministerio de Finanzas ordenó al fondo de riqueza soberana, estimado en un millón de millones de dólares, que venda acciones de compañías de petróleo y gas como protección frente a la permanente disminución de los precios del crudo.

Fuentes: Bloomberg, iProup, Rum Rum energético