Seiko Sumo Prospex, la historia anclada al presente

Cuando se trata de medir el tiempo, lo que importa es disfrutarlo a cada minuto.

Como un homenaje al deporte nacional de Japón, Seiko dio a conocer dos nuevos modelos de la línea Prospex, bajo el nombre Sumo. Estos ejemplares deben su nombre a los seguidores de la marca, gracias a que la forma de su caja redonda y robusta recuerda al cuerpo de un Rikishi (luchador de sumo profesional), mientras que la forma del indicador de las 12 se parece al Mawashi, la única pieza de ropa que llevan los Rikishis cuando practican esta disciplina, y que han sido inspiradores del sobrenombre.

En tiempos de revelación, no está mal mirar al pasado, entender el presente, y proyectar el futuro.

Ambos modelos, automáticos, con capacidad de cuerda manual, cuentan con una reserva de marcha de aproximadamente 70 horas. Su corona de rosca se encuentra en la posición de las cuatro en punto, y ofrece una mayor seguridad. El bisel giratorio unidireccional, permite un funcionamiento preciso y seguro, ya que evita la rotación accidental, de modo que el tiempo medido nunca es más corto que el tiempo real transcurrido.

Su caja de 45 milímetros de diámetro es de acero inoxidable y se luce gracias a 24 rubíes y el cristal de zafiro que permite una excelente legibilidad. El brazalete, de acero inoxidable, trae cierre de tres pliegues que se abre al pulsar un botón, cierre de seguridad y extensor.

Disponibles con fondo de caja y bisel en color negro (Ref. SPB101J1) o verde (SPB103J1)