Sean Rooney, presidente de Shell Argentina: “el país corrige variables macro para ganar estabilidad”

La filial de la petrolera angloholandesa cumple 100 años en Argentina, con Vaca Muerta como caballito de batalla en petróleo y gas piensa triplicar su capacidad de procesamiento local para el 2021. Para contar sus proyectos de crecimiento Sean Rooney, presidente de Shell Argentina, habló con BANK MAGAZINE.

Por Mariano Jaimovich

¿Qué análisis realiza del momento actual del país?

-Argentina está atravesando un momento de transición, corrigiendo algunas de las variables macroeconómicas para ganar estabilidad, que es un elemento importante para nuestro sector. Para tomar decisiones de inversión significativas como la que anunciamos en diciembre pasado, en todos los países donde Shell opera miramos si es posible operar de manera segura, competitiva y con un marco regulatorio y tributario estable. Siempre hay puntos para mejorar, como son hoy las retenciones a las exportaciones, que generan un costo adicional, pero en varios puntos el Gobierno nacional ha hecho avances muy positivos.-

-¿Qué proyectos se propusieron a cumplir este año?

-En diciembre de 2018 anunciamos el pase a desarrollo de los bloques de petróleo no convencional Sierras Blancas, Cruz de Lorena y Coirón Amargo Sur Oeste, tres de los que operamos en Vaca Muerta, con un potencial de producir más de 70.000 bped a partir de mediados de la próxima década, sujeto al resultado de las operaciones y las condiciones económicas.

-¿Y cómo progresa esto?

-La primera etapa de este proyecto de desarrollo consistirá en la perforación y la construcción de infraestructura para incrementar nuestra producción de petróleo y gas y nuestra capacidad de procesamiento instalada de los 12.000 bped actuales a más de 40.000 bped para 2021. En ese marco, a fines de mayo sumamos un nuevo equipo de perforación al que ya teníamos y pronto comenzaremos la construcción de una segunda planta de producción para cuadruplicar nuestra capacidad instalada.

Además, hemos sido adjudicados para la exploración en dos bloques offshore en la Cuenca Argentina Norte (CAN), junto a Qatar Petroleum, con Shell como operadora.

Estamos en un año de crecimiento para la compañía en Argentina, sumando nuevos capítulos a la larga trayectoria de más de 100 años de Shell en el país. Nuestro objetivo es seguir en ese camino, desarrollando más y mejor energía para contribuir al desarrollo nacional.

-¿Qué inversiones se destacan entre estas iniciativas?

-Claramente, el pase a desarrollo de tres de nuestros bloques en Vaca Muerta es hoy nuestra inversión más significativa. No sólo en términos de capital, sino en el impacto positivo que generará en la producción, el empleo, la actividad y el desarrollo en la provincia del Neuquén y en todo el país.

 -¿De qué forma las están financiando?
-Shell sólo se financia a través de su casa matriz y el capital invertido por sus accionistas. La totalidad de la inversión que realizamos en el país proviene de ese origen.

-O sea, ¿no toman deuda a nivel local?

-Shell no toma deuda. Todo su financiamiento proviene de su casa matriz y el capital invertido por sus accionistas.

-¿Cómo influye la volatilidad del dólar en sus proyectos de inversión y cómo se protegen de esta volatilidad? 

-Las concesiones petroleras son a 35 años y el plazo de repago de las inversiones es muy extenso en el sector. Por ende, las decisiones de inversión que tomamos son mirando el horizonte de largo plazo y los fundamentos detrás de cada oportunidad. No miramos indicadores de la coyuntura, como pueden ser los precios o el tipo de cambio. En este caso, el potencial de Vaca Muerta es muy alentador por los recursos que la formación ofrece y por la capacidad que estamos logrando para extraerlos de manera competitiva, independientemente de factores coyunturales.