Se espera que Truss sea nombrada líder conservadora y nueva primera ministra del Reino Unido

Se espera que Truss sea nombrada líder conservadora y nueva primera ministra del Reino Unido

Se espera que Liz Truss sea nombrada líder del gobernante Partido Conservador y próxima primera ministra del Reino Unido el lunes, preparada para asumir el poder en un momento en el que el país se enfrenta a una crisis del coste de la vida, al malestar industrial y a la recesión.

Tras semanas de una contienda por el liderazgo del partido, a menudo conflictiva y divisiva, que enfrentó a Truss con Rishi Sunak, exministro de Economía, el anuncio del lunes a las 1130 GMT supondrá el inicio del relevo de Boris Johnson. Éste se vio obligado a anunciar su dimisión en julio tras meses de escándalo.

El martes, el ganador viajará a Escocia para reunirse con la Reina Isabel, que pedirá al nuevo líder que forme Gobierno.

Truss, que es desde hace tiempo la favorita en la carrera para sustituir a Johnson, se convertirá, si es nombrada, en la cuarta primera ministra de los conservadores desde las elecciones de 2015. Durante ese periodo, el país ha sido zarandeado de crisis en crisis, y ahora se enfrenta a lo que se prevé que sea una larga recesión desencadenada por una inflación disparada que alcanzó el 10,1% en julio.

Truss, de 47 años y ministra de Asuntos Exteriores bajo el mandato de Boris Johnson, ha prometido actuar con rapidez para atajar la crisis del coste de la vida en el Reino Unido, afirmando que en el plazo de una semana presentará un plan para hacer frente a la subida de las facturas de energía y asegurar el futuro suministro de combustible.

Sin dar detalles

En una entrevista televisiva concedida el domingo, no quiso dar detalles de las medidas que, según ella, tranquilizarán a millones de personas que temen no poder pagar sus facturas de combustible a medida que se acerca el invierno. 

Durante su campaña de liderazgo, ha anunciado que desafiaría la convención eliminando las subidas de impuestos; y recortando otros gravámenes que, según algunos economistas, alimentarían la inflación.

Esto, sumado a su promesa de revisar las competencias del Banco de Inglaterra; y proteger su independencia, ha llevado a algunos inversores a alejarse de la libra y vender los bonos del Estado.

El Instituto de Estudios Fiscales puso en duda el mes pasado que el próximo primer ministro británico tenga margen para realizar grandes recortes fiscales permanentes. 

Truss ha dicho que nombrará un gabinete fuerte, prescindiendo de lo que una fuente cercana a ella llamó un «estilo presidencial» de gobernar.

En primer lugar, se ocupará de la cuestión urgente del aumento de los precios de la energía. Se prevé que la factura media anual de los servicios públicos en los hogares se dispare un 80% en octubre; hasta las 3.549 libras (4.084 dólares); antes de una subida prevista de 6.000 libras en 2023, lo que diezmará las finanzas personales.

El Reino Unido ha ido a la zaga de otros grandes países europeos en su oferta de ayudas a las facturas energéticas de los consumidores; lo que los parlamentarios de la oposición achacan a un Gobierno «zombi» incapaz de actuar mientras los conservadores se disputaban el liderazgo. 

(1$ = 0,8690 libras)

(1 dólar = 1,0049 euros)

Fuente: Reuters