Se dispara la probabilidad de baja de tasas en EE.UU. tras los débiles datos

La probabilidad de más bajadas de los tasas de interés en Estados Unidos se disparó en los últimos días después de la publicación de indicadores económicos muy débiles, tanto en el sector industrial y manufacturero, que supone una pequeña parte de la economía, como en el sector servicios, el auténtico pulmón del sistema estadounidense.

“Con las expectativas de desaceleración firmemente establecidas, muchos esperarán que la Fed responda con un ciclo de bajadas de tasas para detener los crecientes riesgos de una recesión”, señala Edward Moya, analista de la firma Oanda.

Pero este experto añade que “la reducción de los tasas no será suficiente“, por lo que el debate sobre una nueva ronda de compra de activos (QE), similar a la anunciada por el Banco Central Europeo (BCE) en su último encuentro, “comenzará en las próximas reuniones”.

En este escenario, las probabilidades para una bajada de tasas de interés en la próxima reunión de la Fed, que se celebrará el 30 de octubre, aumentaron de manera considerable hasta el 93% desde el 72%.

Estas probabilidades se habían reducido tras el ataque a las instalaciones petrolíferas deArabia Saudita, por el temor a un repunte de la inflación, pero de nuevo han subido con fuerza tras los débiles datos publicados.

Según datos de CME Group, la probabilidad de un nuevo recorte de tipos en diciembre ha subido hasta el 53% desde el 38% en apenas una jornada. Por lo tanto, el mercado anticipa que los intereses bajarán hasta el 1,25%-1,50% a finales de año.

Jerome Powell, Presidente de la Fed

Edward Moya añade que “los mercados aguardarán los comentarios del presidente de la Fed, Jerome Powell“, que participa este viernes en un encuentro económico organizado por el propio banco central estadounidense. El mensaje que ha lanzado Powell en los últimos tiempos es que el organismo monetario “hará lo que sea necesario para sostener la actual expansión económica“, que se ha convertido en la más larga de la historia de EEUU.

La pregunta ahora es hasta dónde llegará la Fed“, afirma Neil Wilson, analista de Markets.com. “Sabemos que están preparados para actuar y estos PMI les dan una justificación adicional. Creo que podemos aumentar nuestras expectativas de un estímulo más agresivo“, añade este experto.

La última reunión del banco central, celebrada en septiembre, constató la enorme incertidumbre que tenía la Fed a la hora de anticipar la evolución económica. “El escenario actual es complejo y justifica visiones diferentes“, señaló Jerome Powell durante la rueda de prensa. “Es muy complicado anticipar la evolución de los tipos” debido a que hay “una gran incertidumbre“, añadió el banquero central, que mencionó como principal foco de preocupación “las disputas comerciales, el Brexit y el menor crecimiento global”.

El problema para la Fed es que sus herramientas de política monetaria no pueden solucionar la guerra comercial, que afectan a la confianza de los empresarios y están reduciendo las inversiones a nivel global. Tampoco puede hacer nada con el Brexit, ya que es un asunto internacional en el que no tiene competencia. Así las cosas, sus recortes de tipos preventivos, con los intereses en niveles muy reducidos, y no tendrán una gran repercusión para impulsar la actividad económica.

La intervención de Powell de este viernes se producirá después de la publicación del Informe de Empleo de septiembre. El consenso todavía espera una creación aceptable de 145.000 puestos de trabajo y que la tasa de paro se mantenga en un histórico 3,7%. Sin embargo, los analistas anticipan que el frenazo económico se traducirá en menos creación de empleo durante los próximos meses. Así que la Fed enfrenta un panorama complicado a corto y medio plazo.

Bolsamanía