Sasovsky: de qué habla la City en Punta del Este

Por Ivan Sasovsky, desde Punta del Este

El nivel de incertidumbre y expectativas sobre las nuevas medidas tributarias encaradas por el flamante gobierno llevó a que el volumen de consultas relacionadas con estructuras de desapoderamiento, mudanza internacional, confiscatoriedad, y repatriación de activos, convirtieroan a los impuestos, en “el tema del verano 2020”. 

Desde la perspectiva técnica, hay muchas más dudas que certezas; los mercados no tuvieron una reacción constante y su ambivalencia abona aún más el desconcierto.

Lo cierto es que, desde lo teórico el ajuste fiscal es un buen indicio, pero desde lo concreto, hay que recaudarlos; y eso no parece un asunto resuelto.

La buena voluntad para ir a renegociar la deuda es algo básico, pero cuando se ajusta por los ingresos y no por los gastos: la cuestión no depende entonces del gobierno; si no de los contribuyentes, que por ahora están ávidos de respuestas que las normas aún no dan. 

El gobierno tiene el enorme desafío fundamental y es dar certezas a las cuestiones fácticas de los impuestos y de sus estrategias a futuro; de cuán razonables sean estos lineamientos, dependerá el éxito o fracaso de este impuestazo de inicio de gestión