Saravia, de Proficio: “Es de esperar que el cepo siga hasta que se recompongan las reservas”

Diego Saravia Tamayo, PhD en Economía y director de Proficio, dialogó con BANK MAGAZINE sobre el difícil desafío que tiene por delante el gobierno nacional que asumirá en días para encauzar la compleja situación financiera. En especial, analiza qué puede ocurrir con las Leliqs, tasa de interés y dólar.

Saravia, de Proficio: “Es de esperar que el cepo siga hasta que se recompongan las reservas”

-¿Cuáles son los aspectos urgentes que tiene que resolver el próximo gobierno?

-El más urgente es estabilizar la economía y para ello es fundamental resolver el problema de la deuda pública. La dinámica actual de la deuda pública es divergente. Con los niveles actuales de tasas, déficit primario y crecimiento de la economía, la relación deuda a PBI es creciente en los próximos años. Nuestras simulaciones muestran que la dinámica de la deuda es mala incluso si la economía empieza a crecer el año que viene a una tasa del 2% (optimista) y si se producen superávits primarios del orden de 2%. Sólo se podría estabilizar el nivel de deuda si, además del crecimiento y el superávit primario, se obtienen tasas reales muy optimistas para la situación actual (5% o menos). Sólo en ese caso sería viable una reestructuración sin quita.

-¿Cómo se baja entonces la tasa?

-Para que baje el riesgo país es fundamental un plan de estabilización consistente en lo monetario y fiscal. No van a mejorar las expectativas de la capacidad de repago de argentina mientras no se muestre que hay un plan que libere recursos para pagar las obligaciones; es decir superávits primarios. Es lo mínimo que van a pedir los tenedores de deuda en una reestructuración. Ahora bien, dadas las magnitudes de déficit primario y crecimiento que se necesitarían para hacer viable una reestructuración que corrija la mala dinámica de la deuda argentina, lo más probable es que el proceso involucre alguna quita. Y tampoco va a bajar el riesgo país mientras no se estabilice la situación monetaria y financiera. 

-¿De qué forma se elimina el problema de las Leliq y se resuelve la crisis?

-Desde hace meses venimos diciendo que las Leliqs son un problema y no sólo por los efectos de las altas tasas en el crecimiento de los pasivos remunerados del BCRA, sino que es una cuña que distorsiona el negocio de los bancos comerciales que es el de intermediar entre ahorristas e inversores. Estos niveles de tasas fueron nocivos para la economía real y no parecen haber sido muy útiles para combatir la inflación. También decíamos que la salida a esta situación debía envolver necesariamente alguna combinación de controles de cambio, reestructuración de plazos fijos (o Leliqs) y mayor emisión. Bueno, ya tenemos un cepo bien estricto y pareciera que se va a intentar con mayor emisión paulatina. El uso de alguna reestructuración de un bono para canjear plazos fijos dependerá del comportamiento de las brechas del tipo de cambio y la inflación en los próximos meses.

-¿Qué espera que haga el próximo gobierno?

-Lo que tendría que hacer es un plan que sea realista y consistente. Pero no he visto uno en la discusión. Es de esperar que el cepo siga por un buen tiempo hasta que se recompongan las reservas internacionales y mientras habrá mayor emisión. Hay técnicos cercanos al nuevo gobierno que coinciden en que las Leliqs son un problema que hay que solucionar. Yo creería que van a hablar con los bancos para ver una manera de ir absorbiendo paulatinamente el stock de Leliqs sin que sea disruptivo en la inflación.

-¿Y cómo seguirá la inflación y el dólar?

-Por lo hablado, esperamos que la inflación siga el año que viene en el orden de 40% a 45% y que las brechas del dólar oficial con las alternativas se amplíen con el correr de las semanas. También nuestras estimaciones indican una contracción de entre 1% y 1,5% para el año que viene. Sin embargo, obviamente, hay que esperar definiciones económicas del nuevo gobierno.-