Saltan las alarmas en el petróleo: EEUU anticipa una demanda “frágil”

Pinta mal para el petróleo. La EIA, Administración de Información Energética, anticipó esta semana una demanda “frágil” del crudo. El denominado oro negro viene de protagonizar una sonada caída del 5% y su futuro a corto plazo no parece excesivamente prometedor.

“La situación se está volviendo más insegura: la guerra comercial sigue sin resolverse y en septiembre entran en vigor nuevos aranceles”, reconoce la agencia. “La perspectiva es frágil con una alta probabilidad de revisión a la baja”, agregan.

Sin embargo, este viernes, el petróleo crudo operó en fuerte alza en los mercados internacionales, por las expectativas de que los países de la OPEP hagan más recortes en su producción en las próximas semanas para estabilizar el mercado.

En Nueva York, el petróleo intermedio de Texas (WTI) subió hoy US$ 1,80 (3,43%) hasta US$ 54,34 el barril.

En tanto, en Londres, el crudo Brent -de referencia en el mercado europeo- registró un incremento de US$ 0,91 (1,59%) hasta US$ 58,29.

Según los analistas, la suba de este viernes respondió en gran medida a la intención de Arabia Saudita de mantener sus exportaciones de petróleo por debajo de siete millones de barriles diarios en agosto y septiembre para mantener equilibrado el mercado, y como respuesta a la revisión a la baja que efectuó la Agencia Internacional de la Energía (EIA) sobre las estimaciones de la demanda mundial de petróleo para este año y para el próximo.

Desde UBS reconocen que “pese al recorte del crecimiento de la demanda de la EIA, es algo que ya se sabía por lo que tampoco está afectando seriamente al precio del crudo”.

En su informe mensual, la AIE constata que el crecimiento de la demanda de petróleo fue muy flojo en la primera mitad de 2019, con un aumento de 520.000 barriles al día, el ritmo más lento registrado en este período desde 2008.

Por eso, rebajó sus perspectivas para 2019 y 2020 respectivamente en 100.000 y 50.000 barriles diarios menos de lo estimado en julio.

Desde sus máximos de abril, el crudo pierde ya más de un 20% y ha entrado en lo que en Wall Street se conoce como terreno bajista.

En Rystad Energy apuntan que “el petróleo pinta cada vez peor porque se suma la guerra comercial al creciente riesgo de una recesión económica”.

Todas las miradas se centran en la OPEP. En julio extendió sus recortes productivos pactados hasta marzo de 2020 para impulsar los precios del crudo. A su vez, Arabia Saudí ha reafirmado recientemente su apoyo a la política de la organización… Continuará.

Con información de Télam, Bolsamanía y agencias