Sale a subasta el primer Porsche de la historia

La subasta de RM Sotheby’s se va a convertir en uno de los eventos de motor más importantes. Sin duda este primer Porsche es uno de los autos más especiales del mundo y quien se lo adjudique se llevará una pieza única y probablemente cara, muy muy cara.

Se trata del Porsche Type 64 de 1939, un ejemplar que queda lejos de los prototipos actuales pero que en su momento significó el paso del popular Escarabajo al 356. Y es que este modelo nació a partir de la base del Volkswagen Beetle (conocido por Escarabajo) y fue la antesala del primer modelo de fabricación en serie de la marca alemana de deportivos de lujo, el Porsche 356.

Si bien hay quien se pregunta como es posible que este modelo de 1939 se catalogue como el primer Porsche si la marca alemana comenzó su producción en 1950, la respuesta es bien sencilla. Su fundador Ferdinand Porsche había creado su compañía en 1931 como una oficina de ingeniería y diseño, en la que también participaría su hijo Ferry.

Unos años después y mientras trabajaba con Volkswagen en la construcción del Escarabajo, en la cabeza de Ferdinand se iba gestando la idea de realizar una versión mas deportiva y con curvas más suaves. Es por ello que le propuso a la marca alemana crear esa nueva concepción de un auto con el mismo motor, pero con más cilindrada, además de dotarlo de una carrocería con una línea más elegante y aerodinámica. La compañía rechazó el proyecto puesto que entendía que lanzar al mercado un modelo con ese concepto iba en contra de aquella imagen de austeridad que el gobierno nazi pretendía llevar por bandera.

La construcción de este Porsche Type 64 salió adelante cuando el Mayor Hühnlein, un personaje muy cercano a Hitler, se encargó de organizar una carrera de resistencia entre Berlin y Roma, lo que hizo que se decantara por hacer realidad la propuesta de Ferdinand Porsche. Finamente se puso en marcha todo el proyecto destinado a competir durante el mes de septiembre de 1939, pero el estallido de la guerra con la invasión de Polonia por parte de Alemania echaba a perder todo lo relativo a aquella competición.

En un primer momento se fabricaron dos chasis del Porsche Type 64 denominados 39/41 y 39/42. El primero de ellos sufrió un grave accidente de manos de Bodo Lafferentz, en aquel momento máximo responsable de la marca Volkswagen. El segundo chasis construido a finales de año fue a parar a un almacén tras de ser empleado en algunas competiciones. Posteriormente y una vez terminada la guerra, esta segunda unidad fue descubierta por las fuerzas aliadas y utilizada de manera imprudente hasta que finalmente terminó semidestruido. Ya después de muchos años las pocas piezas de este chasis que lograron sobrevivir se utilizaron para llevar a cabo la recreación de aquel deportivo que a día de hoy se pude visitar en el Petersen Museum de Los Ángeles.

El Porsche Type 64 en venta

Y ahora llega el momento clave de esta emocionante historia. Recuperando el primer chasis dañado en el accidente de Lafferentz y conservando incluso su numeración, la marca alemana reconstruía de nuevo el modelo original para pasar más adelante a formar parte de la flota de autos de la familia Porsche en la que permanecería por varios años.

Posteriormente y tras de ser restaurado por el propio Battista ‘Pinin’ Farina (fundador de la firma de autos y trenes de alta velocidad Pininfarina), fue vendido al piloto austriaco de la marca, Otto Mathé. Tras el fallecimiento de éste en 1995, el auto pasa a ser propiedad del coleccionista austriaco Thomas Gruber, uno de los más prestigiosos especialistas en Porsches clásicos y que ahora lo sacará a subasta durante el RM Auctions de la Semana del Automóvil de Monterey en California, Estados Unidos.

El Porsche Type 64 que saldrá a la venta el 15 de agosto del presente año se presenta con una cilindrada de 985 centímetros cúbicos y una potencia de 50 CV. Pese a derivar en su diseño del Beetle, este vehículo es más ligero (tan solo 540 kilos) y aerodinámico, lo que le hace notablemente más rápido, por lo que puede llegar a los 150 kilómetros por hora de velocidad punta.

Según los expertos en este tipo de actos, el valor del primer Porsche de la historia y con toda probabilidad el más caro, podría alcanzar los 18 millones de euros.

Bolsamanía