Retrocedió el riesgo país y esperan alivio externo

El otro gran termómetro del clima financiero con la Argentina, que suele preanunciar etapas de ingreso o salida de capitales y luego, saltos o momentos de estabilidad del dólar, es el riesgo país.

La sobretasa que pagan la Nación, las empresas o las provincias para tomar deuda respecto de lo que pagaría un bono de Estados Unidos, bajó ayer 18 unidades y cerró en 765 puntos básicos, luego de una disparada en las últimas jornadas que volvió a llevarlo cerca de los 800.

Este indicador había llegado a máximos de más de 820 puntos a fines del año pasado, y amenazaba incluso con gatillar una corrida contra el peso, ya que presupone que los grandes inversores se desprenden de bonos y acciones de la argentina, y por ende, preanuncian, el traspaso de pesos a dólares.

Luego cedió a unos 600 puntos, a la par de un mejor clima internacional que además empujó el dólar para abajo. Ahora, con cambios en los mercados internacionales que forjaron una nueva fuga de divisas y llevaron el dólar a los 43,40 el jueves, volvió a saltar y encendió las alarmas.

En tanto, desde el exterior llegaron noticias que pueden hablar de un clima externo algo más benigno para nuestro país: los datos de creación de empleo en Estados Unidos fueron peores a lo esperado, y ello puede ratificar que no subirán la tasa de interés en todo el año, y por ende reforzar a las monedas emergentes que esta semana realmente tuvieron un golpe severo.

El Merval, en tanto, cerró la semana levemente positivo, con mejoras en las empresas líderes, desde bancos hasta firmas de servicios públicos.