Ramallo: ¿Cómo le está yendo a Netflix con la pandemia de Coronavirus?

En medio del derrumbe generalizado de los mercados de renta variable, el gigante del entretenimiento en streaming logra sobrellevar el vendaval con bastante firmeza.

Por Rubén Ramallo

De hecho, en lo que va del año y en paralelo con el avance del coronavirus a nivel global, las acciones de Netflix pasaron de u$s324 a los actuales u$s362.

Esta suba se produce tras su floja actuación en 2019, pues sus acciones quedaron muy a la zaga del repunte que impulsó los precios de las grandes tecnológicas hasta alcanzar nuevos máximos.

Pero durante marzo, Netflix ha sido la empresa que mejor actuación ha ofrecido de entre las del grupo FAANG, que está conformado por las cinco empresas tecnológicas de mayor capitalización bursátil, que incluye a Facebook, Apple, Amazon y Alphabet (Google).

Los analistas coinciden en afirmar que este avance de los precios el orden del 10% se debe a  que, al ser una de las acciones de servicios “para disfrutar en casa”, Netflix es uno de los principales beneficiarios del COVID-19, ya que sus suscriptores vienen pasando más tiempo en casa viendo el contenido de la plataforma de streaming.

 No obstante, esa lógica para algunos analistas no tiene mucho peso, pues sus servicios pueden ser considerados “de lujo” y se podrían ver afectados si se produce un recorte de los salarios a gran escala.

A ello se suma el hecho que la compañía cobra una cantidad fija al mes y no se beneficia económicamente de las horas de visualización adicionales por parte de sus suscriptores.

Pero quizás su principal  fortaleza puede atribuirse a un factor externo, que también es consecuencia de la pandemia: los nuevos players de este mercado tardarán mucho más en perjudicar significativamente la posición de liderazgo de Netflix, en especial si se va en camino a una recesión seria y prolongada, en la que la inversión en nuevas producciones puede caer en forma significativa.

Repasando su evolución reciente, cabe apuntar que según su último balance, aunque en EE.UU. no cumplió sus expectativas de crecimiento de suscriptores por tercer trimestre consecutivo, su expansión en el extranjero continúa sin obstáculos, pues registra un aumento de 8,3 millones de suscriptores.

Ahora tiene 167 millones de suscriptores en todo el mundo, de los cuales 60,4 millones viven en Estados Unidos.

Más allá de estas cifras, lo que queda claro es que es probable que en este escenario potencial de retracción económica, Netflix podría ser el beneficiario neto, más allá de las horas consumidas frente a las pantallas por parte de sus clientes, debido a que sus competidores retrasarán sus lanzamientos y encontrarán difícil atraer suscriptores para pelearle el liderazgo.