Qué tan efectivo puede ser el Cedín, un bono del blanqueo 2013, para revivir el Real Estate

Una sola escritura se firmó en abril en toda la provincia de Buenos Aires, lo cual representa una caída del 99,98% respecto del mismo mes del 2019, informó el Colegio de Escribanos bonaerense.

De acuerdo con la entidad, durante el mismo mes del año pasado se habían contabilizado 6.424 actos, por lo que el derrumbe interanual alcanza al 99,98%.

Inmerso en una extendida situación de parálisis en las ventas, el sector inmobiliario mantiene la expectativa de que el Gobierno recicle un recurso que ya fue utilizado para motorizar las ventas del sector: el uso del Cedin (Certificado de Depósito para Inversión) como instrumento de pago en las operaciones de compra y venta de inmuebles.

Se trata de una de las medidas incluidas entre otra decena de ideas que distintas cámaras vinculadas al sector de desarrollos de bienes raíces acercaron a los funcionarios para reactivar al sector. La idea de los empresarios es retomar esta estrategia que se implementó en 2013 y que es básicamente un instrumento financiero que se aplica a las inversiones en el mercado inmobiliario y/o en proyectos de construcción de viviendas.

Para Luis Guido, director de Grid SA (Grupo Idea Desarrollos), Si bien ve como positiva cualquier medida que colabore a mejorar la situación del sector, considera al CEDIN, “tal y cual lo conocimos en su creación en 2013, no tendrá un impacto considerable en la actividad (como tampoco la tuvo en aquel momento). Sin embargo, desconocemos en qué condiciones se podría acceder a los CEDINES. En 2013 aparecía como una interesante medida para aquel que pretendía blanquear dinero. La duda es si hoy también esta opción sería atractiva para quienes se encuentren en esa condición.

Respecto del mercado en el 2013, Guido considera que “la situación del mercado actual es incluso más crítica que la de ese entonces: la economía está (y estará en los próximos meses) más retraída aún que en aquel momento. El único aspecto en común es la imposibilidad de acceso a la compra de dólares, lo que motivo al CEDU a sacar del cajón la idea de los CEDINES.”

Finalmente, consultado acerca de qué otras medidas podrían ser positivas para un rubro clave en nuestra economía, para el empresario “muchas son las medidas que influirían positivamente en la actividad. Solo por enumerar algunas podemos mencionar: rebajas impositivas a la industria de la construcción, rebajas impositivas a los costos de escrituración, créditos intermedios a desarrolladores y constructores y, fundamentalmente, créditos hipotecarios accesibles, subsidiados y a largo plazo para la enorme cantidad de personas que hoy no pueden acceder a la compra de su primera vivienda o a la posibilidad de ampliarse de acuerdo a sus necesidades.”