¿Qué pasará en la City si Macri pierde las elecciones?

No solo Cristina podría desatar fuerte inestabilidad en los mercados si pierde Macri. Peor: aún si gana no está muy claro cómo sigue la película.

Por Guillermo Kohan

   Un temor que ahora se percibe más en círculos políticos, o ramas del comercio y la industria afectados por la caída de actividad; y que reapareció al calor del rumor de encuestas complicadas para el Presidente en la provincia de Buenos Aires, el crecimiento de Cristina en el Conurbano y también en las provincias, más los disgustos recientes de una economía con más inflación y más recesión de lo previsto, donde además apenas se baja la tasa de la Leliq empieza a subir el dólar.

   La eventualidad de que la economía finalmente lo siga desgastando al Gobierno y lo haga perder las elecciones es una pesadilla que se escucha también en los campamentos oficiales de Cambiemos. En sus líderes territoriales, radicales y también del PRO, gobernadores, intendentes, legisladores. Todos ahora con derecho a desobedecer o desafiar la autoridad de la Casa Rosada.

   El Presidente, bastante más aislado que un clásico mandatario cuando busca la reelección que suele sumar y seducir a todo espacio y dirigente posible; no quiere tener a los agoreros ni cerca. “Ganamos en primera vuelta”, desafía a quien se le pone en frente como para cerrar el debate.

Tampoco está tan claro que despejando el riesgo Cristina la economía se acomode fácilmente. Aún si ganara Macri la reelección, la herencia combinada de lo que dejó Cristina más lo que agregó Cambiemos torna incierta la salida económica para el próximo mandato. Acaso el Presidente podrá realizar a partir de 2019 los ajustes que no realizó en su primer mandato, después de ganar dos elecciones en forma contundente. Es posible que a partir de 2020 Macri tenga mayor y más dura oposición que en el primero. Y menos poder ante la interna que se destará por su sucesión.

   Tampoco Roberto Lavagna ni Sergio Massa otorgan garantías al mundo del dinero . Es cierto que les temen más los hombres de las finanzas que los hombres de la producción, realidad que para ambos candidatos es un elogio ante sus amigos y seguidores.

   Ninguno de los candidatos del peronismo, ni los ultras ni los moderados, cuestiona el peso del Estado en la economía. Más bien proponen más Estado y consecuentemente más impuestos. Y en todos los casos renegociar la deuda y el acuerdo con el Fondo, fenómenos que hasta ahora en la historia reciente nunca se transitaron en forma ordenada.

   Si Cristina no fuera candidata y el gobierno enfrentara una oposición unificada sin la ex presidenta en la fórmula, las chances de una derrota de Macri aumentarían. Y también los interrogantes para el mundo económico. Tal vez más entusiasmo en sectores industriales y del comercio interno que recuerdan mejores épocas con la economía más intervenida por el Estado. Pero mucha incertidumbre para los mercados, los tenedores de bonos, el precio de acciones e inmuebles y naturalmente el dólar. No solo Cristina podría desatar fuerte inestabilidad en los mercados si pierde Macri. Peor: aún si gana no está muy claro cómo sigue la película.