“Puede haber una significativa venta de dólares de parte del Tesoro con fines presupuestales”

El Gobierno intentó normalizar las variables macroeconómicas y financieras desde el comienzo de su gestión con relativo éxito, pero con un optimismo desmesurado respecto la facilidad para llevarlas adelante y el costo de encararlas. – Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis

Como resultado de esta situación llegamos al 2019 con un gobierno que se encuentra bastante incomodo respecto a la evolución de las variables macroeconómicas.

Así, la normalización de tarifas y que el dólar esté en un lugar no tan apreciado tuvo elevado impacto en la inflación, como consecuencia la política monetaria perdió credibilidad y observa tasas de interés reales considerablemente altas, con un crecimiento muy por debajo de sus expectativas iniciales.

De esta manera, como resultado del déficit fiscal bajo pero con mucha más dificultad de la que se pensó originalmente, el financiamiento fue menor a lo que creía empujándonos al acuerdo con el FMI, entre otras cuestiones.
Para el presente año esperamos una inflación cómodamente arriba de 30%. Además, tasas de interés reales altas y volátiles buscando priorizar la estabilidad del tipo de cambio, que es el principal desvelo del gobierno en el año electoral. Y por ende, vemos a un tipo de cambio mostrando una evolución por debajo de la inflación debido a las tasas altas de interés en pesos.

Pero, sobre todo, puede haber una significativa venta de dólares de parte del Tesoro con fines presupuestales.

Y si bien los logros fueron importantes en términos de cierta normalización en una sociedad que estaba acostumbrada a más de una década de populismo, la próxima administración va a tener que seguir con mucho trabajo por delante para intentar la normalización macroeconómica que, al menos, permita baja inflación, sostenibilidad financiera y crecimiento económico.-