Premrou, CEO de PPI: “Se necesita lograr un descenso de las expectativas de inflación”

Portfolio Personal Inversiones (PPI) es una de las entidades financieras líderes de Argentina, con 20 años de trayectoria y más de 12.000 clientes. Sus pilares son la tecnología, información, asesoramiento y variedad de productos locales e internacionales. Su CEO, Paula Premrou, conversó con BANK MAGAZINE y explicó por qué en los últimos seis meses incrementaron 80% el volumen de sus operaciones registradas.
Por Mariano Jaimovich 

-¿Qué perspectivas tienen en PPI para este año?
-Como ocurre en todo año electoral, el 2019 será un año de mucha actividad para nuestro sector. La incertidumbre política genera volatilidad y comportamientos de cautela o de especulación por parte de nuestros clientes. Y al igual que lo que ocurrió con las presidenciales del 2015, Argentina vuelve a enfrentar los comicios con una fuerte polaridad y con visiones muy distintas de la economía y el país de los principales candidatos. Por ende, será un año intenso a nivel local con mucha demanda de información y asesoramiento por parte de nuestros clientes.

-¿A qué objetivos se propusieron llegar?
-Dado el contexto político, para este año nos hemos propuesto ampliar las opciones de inversión que ofrecemos a nuestros clientes. La nueva normativa nos permite ofrecer productos internacionales y queremos incorporarlos de una manera innovadora a nuestra plataforma de transacciones, para que nuestros clientes puedan invertir en ellos en forma transparente, rápida y segura.

Asimismo, dado el crecimiento experimentado por nuestra compañía en los últimos años, nos hemos propuesto crear nuevas unidades de negocios orientadas a dar servicio a clientes institucionales locales y del exterior. Seguiremos también invirtiendo fuerte en tecnología, ya que estamos convencidos que el futuro de nuestra industria será cada vez más digital.

-¿En qué se sustenta sus planes de crecimiento?
-El plan de crecimiento que viene ejecutando Portfolio Personal Inversiones desde hace varios años tiene sus bases en los pilares que tiene la compañía: el asesoramiento, la información, la tecnología y la variedad de productos de inversión.

Este año, como mencionaba recién, estamos incorporando una gran variedad de productos nuevos de inversión, fundamentalmente productos del exterior para incrementar las posibilidades de manejar carteras más diversificadas y con la más moderna tecnología. Hemos creado también un nuevo sector para atender a clientes institucionales y fondos del exterior, con una fuerte inversión en la producción de research estratégico con mucho valor agregado.  

 -¿Qué novedades se destacarán en el corriente año?
-PPI ha obtenido la matrícula de operador de cambios, y estamos también a pocas semanas de un lanzamiento que creemos será revolucionario y potenciará el valor agregado que ya ofrecemos a nuestros clientes. También recientemente hemos sumado a nuestra compañía a Walter Stoeppelwerth como Chief Investment Officer (CIO), con el objetivo de continuar expandiendo el área de Sales, Trading and Research para inversores institucionales.

-El mercado inversor es cada vez más competitivo, ¿en qué aspectos están haciendo foco para diferenciarse?
-Seguir por el mismo camino que venimos caminando en los últimos años. Por eso, avanzamos en seguir mejorando y profundizando el asesoramiento a nuestros clientes, ofreciendo análisis y flujo de información estratégica dentro de un marco de tecnología de vanguardia.

-¿Qué análisis realiza del momento actual del país?

-Tras la crisis cambiaria del 2018 y frente a un escenario de elecciones presidenciales en octubre, estaremos monitoreando, por un lado, la estabilización de las variables financieras y monetarias como condición necesaria para seguir corrigiendo las mayores vulnerabilidades que tiene el país, y que justamente provocaron la crisis vivida.

Las señales en este sentido fueron positivas en los últimos meses con sobrecumplimiento de las metas fiscales (que buscan el equilibrio o estar de cerca de eso este año), y una caída en el déficit de cuenta corriente acelerado. Entendiendo igualmente que falta un largo camino por recorrer.

-¿Qué se necesita para dar más confianza?
-Se necesitan consolidar estas mejoras, y para ello lograr un descenso de las expectativas de inflación –atadas hoy en gran parte a la volatilidad del tipo de cambio- y una caída de la tasas de interés. Mientras que, por otro lado, no hay dudas, debemos mencionar el escenario político.

Entendemos que este es uno de los grandes factores de incertidumbre del año de cara a las elecciones presidenciales, y no se despejará de corto plazo dado el actual marco binario (por el momento) que parece existir. Incluso, es uno de los condicionantes de la estabilización de la parte financiera y cambiaria. En otras palabras, es un año desafiante por donde se mire.

-¿Qué tipo de inversiones recomiendan en este momento complejo del país?
-Estamos convencidos en que en los tiempos que corren es clave una cartera balanceada y diversificada entre riesgo local y externo, más allá de las monedas.

Es importante entender que la volatilidad se va a mantener alta hasta que no se despeje el escenario político y económico, que no será inmediato. En consecuencia, creemos importante el contacto directo con el inversor para conocer su grado de aversión al riesgo, para no quedar expuesto a una situación en la que no se sienta cómodo.

Así, para un perfil conservador, apuntamos a Fondos Comunes de Inversión (FCI) del exterior o local con posición en Latinoamérica, para diversificar el riesgo local. En lo que respeta a Argentina, Letes de corto plazo pueden ser una opción interesante.

En tanto, para un perfil moderado diversificamos ya por moneda y subimos la exposición a activos argentinos. Recomendamos bonos soberanos de la curva en dólares. Puntualmente, el Discount (DICA) creemos que presenta una ecuación riesgo-beneficio atractiva.

También podemos apuntar a títulos provinciales de buen crédito, como Buenos Aires, Córdoba, Mendoza. En lo que es pesos, los FCI pueden ser una alternativa interesante que permite, además de diversificar, un buen manejo de la liquidez.

Tampoco descartamos, pero entendiendo el riesgo, una posición en acciones en especial para perfiles más agresivos. Puntualmente, si el escenario político se despeja y las variables económicas-financieras se estabilizan, creemos que pueden existir oportunidades luego de las caídas acumuladas.-