Por qué hoy el que apuesta al dólar pierde

“El que apuesta al dólar pierde” es una frase que raramente se verifica en la práctica, habida cuenta de la evolución de la cotización de la divisa estadounidense a lo largo del tiempo, pero en especial en los últimos años.

Por Rubén Ramallo

Pero curiosamente, por estos días la advertencia que formuló aquel Ministro de Economía a principios de los ochenta parece ser validada por la realidad.

Arribar a esta conclusión no es complicado, pues se basa en los siguientes datos de la realidad.

Quienes compraron dólares en bancos y casas de cambio con el impuesto solidario del 30% lo pagaron a lo largo del primer trimestre en un rango que va de los $81,80 a los $86,50.

Pero si necesitan hacerse de efectivo a través de los mismos canales, es decir recurriendo a las homebanking o apps, se encuentran que el precio de compra se reduce drásticamente, pues oscila en los 61,50 pesos. Obviamente que la enorme brecha que separa las puntas de compra con las de venta se debe a que el impuesto se cobra sobre el precio de venta, pero el de compra es solo el de pizarra.

Es por ello que se debe hacer frente a una pérdida que en el peor de los casos ronda los $25, equivalentes a casi el 30 por ciento por dólar.

Bajo condiciones normales, ese tenedor de dólares seguramente recurriría al mercado blue, pero dadas las actuales restricciones para circular, este prácticamente ha cesado de funcionar.

Y no solo por la imposibilidad de circular libremente sino también por la sencilla razón que al estar cerrados los bancos, tampoco se puede acceder a las cajas de seguridad y por lo tanto muchos clientes no pueden contar con sus billetes.

Aun así, si se lograra acceder a algún arbolito o cueva, estos hoy pagan alrededor de $79 por dólar, por lo que el resultado también sería negativo si los dólares se compraron “en blanco” y apenas saldría empatado si el origen de los mismos fuera el mercado marginal.

Ya para un segmento de clientela algo más sofisticada, aquella que opera dólares MEP, los números finales son algo más alentadores, pues en este rubro la brecha compra / venta es mínima, pues ronda los dos pesos. Es por ello que quienes necesitan hacerse de pesos solo se verán perjudicados si compraron a partir de la segunda quincena de marzo.

Claro está que para ello deberá estar previamente registrado como cliente de alguna sociedad de bolsa o fintech y tener linkeada sus cuentas bancarias, tanto en pesos como en dólares para hacer las transferencias de rigor. 

A manera de ejemplo, por estos días el dólar MEP se vende a $87,80 y se compra a 85,70 pesos.

En definitiva, quien hoy necesita hacerse de pesos debe hacerse la idea que si lo hace a través de los diferentes homebanking recibiría en promedio unos $61,50, en tanto que si encuentra algún arbolito o cueva que funcione, el precio se eleva hasta los 79 pesos. Finalmente, la opción más conveniente por estos días es el dólar MEP, pues se rescatan pesos por encima de los 85 pesos.