Por cuarentena y baja tasa de interés, crece el uso del cheque electrónico

La operación de estos cheques viene creciendo fuertemente durante el aislamiento y su uso se está popularizando para las Pymes que buscan financiamiento

El parate de la cuarentena ha puesto en apuros a las empresas, que salieron a buscar fuentes de financiamiento para sobrellevar este inusual escenario.

Es habitual que las Pymes acudan al mercado de capitales para descontar valores (vendiéndolos para adelantar su cobro) y que otra entidad esté dispuesta a comprarlos obteniendo como “premio” una tasa de interés.

En este marco irrumpen, con más fuerza que nunca, los cheques electrónicos o echeqs. Más aun en el escenario actual, con la imposibilidad de moverse y los bancos cerrados, se ha disparado la operatoria y las consultas sobre cómo operar.

Fácil, seguro y con mejor tasa

El 1° de abril, Garantizar SGR, una de las compañías que da el aval para las transacciones de echeqs, anunció que las empresas estaban logrando financiarse a una atractiva tasa del 17,5% anual a través de cheques diferidos. Si bien no todos los bancos están obligados a emitir esta versión digital, sí deben recibirlos por reglamentación del Banco Central.

No necesitan dar de alta ningún convenio, ni acercarse a la sucursal, ni contactarse con su oficial. Simplemente deben ingresar a Office Banking, asignar permisos a cada usuario y entrar a Cuentas a Cheque Electrónico. De ese modo, ya pueden emitir y recibir sin ningún paso adicional“, detalla Roberto Lopresti, Product Owner de Cheques en Banco Galicia, una de las primeras entidades que se sumó a esta propuesta, lanzada en julio.

Los pasos para utilizarlos son los siguientes:

1.- Cuando el echeq ya fue depositado en la cuenta bancaria, hay que registrarse en la plataforma EPYME de la Caja de Valores, un trámite muy sencillo que no tiene costo

2.- Allí hay que ingresar el número de cada cheque que se quiere “vender” para su posterior negociaciónTe puede interesar

3.- Una sociedad de garantía recíproca (SGR) dará el aval (se trata de compañías autorizadas por el Mercado de Valores que oficia de garante. Hay más de 40 operando en el país)

4.- Con el “OK” de la SGR, un agente de liquidación y cuentas negociará el instrumento en el Mercado Argentino de Valores

5.- El cheque se venderá al mejor postor en una subasta de tasas que tiene lugar dentro del mercado. El monto de la transacción se transferirá a la cuenta de la Pyme

Sin embargo, las empresas que deseen vender sus echeq incurren en tres tipos de costos:

– Tasa de descuento: por ejemplo, si el cheque es a 120 días y por $100.000, y la Pyme lo quiere vender hoy porque requiere de financiamiento, alguien lo puede comprar a $95.000

– Comisión de la SGR: la SGR da el aval para garantizarle al inversor que, sí o sí, se le pagará en la fecha establecida, para lo cual cobra un fee que ronda el 3% anual

– Comisión del agente de liquidación y cuentas: es la persona que se encarga de negociar el echeq, percibiendo un 1% anual

Como en cualquier mercado, la tasa de descuento varía día a día, de acuerdo a la oferta y demanda de este instrumento: cuanto más inversores lo quieran comprar, será menor. En la actualidad, se puede hallar financiamiento entre el 15% o 20% anual. No obstante, el 3 de abril Garantizar obtuvo al 5%.

Además, se pueden operar todos los cheques, ya sean propios o de terceros. Por lo general, los que históricamente suelen negociar las Pymes en el mercado de valores son los de 90 y 120 días. 

“Simón Carman, gerente general de Garantizar SGR, la sociedad de garantía recíproca más importante del país con 30 sucursales y el 70% de los avales. Las tasas suelen ser mucho más atractivas que otras modalidades de financiamiento para Pymes, como los préstamos bancarios.

Esto es, en parte, porque si bien los compradores pueden ser privados (un inversor, por ejemplo), los principales adquirientes de cheques son los fondos comunes de inversión (FCI).Te puede interesar

Esto se debe a que el Gobierno exige, por ley, tener un porcentaje de su cartera en ‘productos Pyme’. Por ello, generalmente, hay más demanda que oferta de cheques negociados, y de ahí la mejor tasa.

Crecimiento sostenido

Desde que la Caja de Valores negociara el primer echeq, las operaciones no pararon de crecer. Así, las Pyme acceden a una mejor tasa incluso que la ofrecida por bancos, más allá del cierre por la cuarentena.

Las empresas, además, pueden emitir sus propios valores electrónicos a través del Home Banking, una opción habilitada en la mayoría de las entidades más reconocidas del país. 

Hoy, el Home Banking es lo que era la chequera antes“, señala Carman, animando a dueños o gerentes de empresas de la “vieja escuela” a que no se queden atrás y aprovechen las ventajas del cheque electrónico. Además, detalla que es mucho más seguro, ya que al ser digital no hace falta transportarlo personalmente.

Desde el Supervielle explican que las empresas que deseen emitir un cheque electrónico deben ingresar a Online Banking y desde el ítem Cuentas  presionar Echeq/Emisión Manual.

Del mismo modo, Lopresti, del Galicia, destaca que para emitirlos sólo se necesita contar con el CUIT del beneficiario e ingresar los datos del cheque: monto y fecha de pago (al día o diferido). Luego, se debe elegir un concepto o referencia por la transacción.

En marzo, Garantizar operó valores a una promedio anual de 25% al 27%. Sin embargo, a principios de abril, se ofreció financiamiento al 17,5% anual. Por otro lado, no hay un mínimo para operar. “Una empresa puede traer un importe elevado de una cadena de supermercado, pero también hay por montos más chicos de pequeñas empresas”, detalla Carman.

Más allá de las sumas, el volumen total de financiamiento no es para nada despreciable: solo Garantizar negocia unos 700 cheques por un valor total de $100 o $120 millones diarios.

En el caso del Supervielle, emitió 60% más de echeqs y casi 300% más en montos en marzo respecto al mes pasado. Y solo en los primeros tres días hábiles de abril duplicó la cantidad emitida  durante todo febrero. 

En este marco, con la cadena de pagos “más resentida”, explica Carman, las pequeñas y medianas empresas se están volcando cada vez más a esta nueva herramienta.

Claves en cuarentena

La gestión de los cheques electrónicos es 100% digital, por lo que el cierre de sucursales en cuarentena no ha sido impedimento para su uso. Según Lopresti, traen “una solución que evita cualquier tipo de contacto físico del emisor tanto con el banco como con el beneficiario”.

En efecto, el echeq “tuvo un fuerte impulso en la cuarentena al ser la forma más barata de financiarte sin moverte de tu casa“, apunta Carman de Garantizar.

De hecho, el crecimiento viene siendo constante: Garantizar operó $7 millones el 30 de marzo, $15 millones el 31; $20 millones el 1º de abril y un récord de $35 millones al día siguiente.

Hacia adelante, Carman cree que la tasa se va a estabilizar en alrededor del 20% anual, mientras que el volumen de transacciones seguirá en ascenso.

Los números del Galicia también reflejan la tendencia: en los últimos 15 días de cuarentena, 1.500 clientes comenzaron a usar cheque electrónico, lo que se traduce en un incremento del 25% en el número de clientes.

“Definitivamente, el cheque electrónico es lo nuevo para las empresas. Muchos clientes se contactan en estos días preguntando por ellos”, indica Roberti. “Al principio, las Pymes nos mostraron que la actual situación les preocupaba mucho, principalmente la dificultad que les plantea el contexto para seguir adelante con su cadena de cobros y pagos”, dice Lopresti, del Galicia.

Y agrega: “El gran desafío es vencer algún tipo de prejuicio que aún existe, pero la realidad es que todos los clientes que se animan, después no quieren volver a usar los papeles físicos“.

Banco Galicia actualmente es la única entidad que ofrece a los clientes enviar sus echeq a custodia. Es decir, se los “compra” directamente a las Pymes transfiriéndoles inmediatamente el monto de las operaciones. 

Otras entidades están trabajando contrarreloj para ofrecer el mismo servicio. Una de ellas es el Supervielle que, según Gabriel Grasso, Gerente de Cash Management, han “tenido un crecimiento sustancial de consultas” en los últimos días.

“Estamos poniendo todos nuestros esfuerzos para responder a cada necesidad, teniendo en cuenta el feedback positivo y entendiendo la urgencia actual frente a la coyuntura”.

En este marco, Carman, de Garantizar, asegura que “todavía hay mucho margen de crecimiento”. Y concluye: “En dos años, el cheque físico va a desaparecer“.

Fuente: IProup