Pok ta Pok, el juego Maya de la muerte

Pok ta Pok, el juego Maya de la muerte

Cuenta el Popol Vul, libro sagrado de la Civilización Maya, que dos hermanos gemelos (Hunahpú e Xbalanqué) debieron enfrentar a los dioses del inframundo (Xibalba) para vengar a su padre y a su tío, a quienes las terribles deidades habían asesinado. Descendieron a las profundidades de la tierra y allí dirimieron su destino en una singular batalla. Aunque en ello les iba la vida, el combate no sería con armas tradicionales, sino a través de un juego de pelota en el que los contrincantes debían golpear una esfera con caderas y brazos hasta lograr hacerla entrar por un aro empotrado a cierta altura en una pared.

Narra la milenaria leyenda que los hermanos vencieron, pero aun así fueron sacrificados para transformarse en el Sol y la Luna.

El Pok ta Pok, como se le nombra en lengua maya a este juego —en alusión al sonido de la pelota al rebotar contra el suelo y las paredes— devino motivo de culto para esta civilización mezoamericana que hizo de él una parábola del mito de la creación, del enfrentamiento entre las fuerzas opuestas del bien y del mal en el universo, y al cual imprimió todo el sentido cosmológico que siempre la caracterizó.

Su práctica ha estado asociada a la cosecha del maíz y a la solución de conflictos sin recurrir a la violencia. Cada ciudad maya descubierta en la actualidad tiene uno o más campos de pelota.

Más de tres mil años después, la República de Guatemala, considerada el corazón del mundo maya por el misticismo y las tradiciones únicas que su gente conserva de sus ancestros, y por tener en su territorio las ruinas más impresionantes de esta civilización precolombina, se empeña en mantener viva la práctica del que es catalogado como el juego por equipos más antiguo del mundo.

Sólo para habilidosos. En el Pok ta pok, los contrincantes golpean una esfera con caderas y brazos hasta lograr hacerla entrar por un aro empotrado a cierta altura en una pared.

Ocurrían antes de la pandemia de Covid-19 algunas ceremonias rituales y competencias, protagonizadas por cuatro jugadores, caracterizados con atuendo y maquillajes típicos. Claro que en las recreaciones no piden por sus vidas o por una próspera cosecha de maíz, sino por un juego sin accidentes, por ejemplo.

Cuba es el noveno país en el mundo que disfruta del exclusivo privilegio de presenciar el milenario y complejo Pok ta Pok, una mezcla de básquet y fútbol modernos, representado por los propios descendientes de una de las culturas más atractivas y misteriosas del mundo.

Pendientes para conocer al regreso de la “normalidad”

Fuente: Excelencias Turísticas