Playa escondida, una escapada al Paraíso

En el Pacífico mexicano existe una playa paradisíaca oculta dentro de una formación rocosa y a la que solo se puede acceder atravesando un túnel de piedra volcánica. Playa escondida Playa del amor es el nombre de este lugar ubicado en el archipiélago de la Riviera Nayarit, al que se puede soñar con ir de vacaciones cuando lo permita el final de la pandemia de coronavirus.

Esta playa de arenas blancas y mar turquesa se ubica en las Islas Marietas, en el océano Pacífico, frente a la costa de Bahía de Banderas. Es un archipiélago formado por dos pequeñas islas y dos islotes de origen volcánicos, conocido como “la joya de la Costa del Pacífico”. Además, las islas, que están deshabitadas, fueron declaradas Parque Nacional y Área Natural Protegida en México, y reconocidas por la Unesco como Reserva de la Biósfera.

Llegar a la playa escondida no es sencillo. Para acceder a ella, se debe nadar por un arco de piedra volcánica de unos 20 metros de largo, con 1,8 metros de espacio entre el agua y la roca. Solamente se puede atravesar en períodos de marea baja, según consigna el medio español ABC. El corredor está marcado por boyas, y para meterse allí todos los visitantes deben llevar chaleco salvavida y casco.

Hasta el ingreso a la cueva, en tanto, el recorrido más común es utilizar una lancha desde Punta Mita en la citada Riviera Nayarit. También salen barcos de Puerto Vallarta y Nuevo Vallarta.

Los viajes son de ida y vuelta, ya que ni en esa isla, ni en las otras Marietas, hay hoteles ni se puede acampar.

La isla es un destino exclusivo e íntimo. Cada día solo la pueden visitar unas 117 personas. De este modo, se asegura su conservación como maravilla natural. Además, cada visitante solo puede permanecer en ella por 20 minutos. Y los barcos pueden transportar hasta el acceso a la playa a unos 15 pasajeros en total. Todo en pos de su protección.

Además, en este paraíso se puede encontrar una fauna de una diversidad de peces, que nadan junto a tortugas, delfines y, en invierno, ballenas jorobadas y la población de pájaros bobos de patas amarillas, cafés y azules más grande del Pacífico.

Entre estas especies se destaca el singular pájaro bobo de patas azules, que únicamente se encuentra en dos lugares del globo: Islas Marietas e Islas Galápagos. También hay mariposas barbero, loros jorobados y golondrinas aceradas, entre otros.

Sus aguas transparentes y arrecifes de coral son, asimismo, ideales para el buceo y snorkel. Quienes se deleiten con estos deportes acuáticos podrán encontrar peces de innumerables colores y un ecosistema marino único, que está protegido.

Fuente: La Nación