Peugeot aplica su tecnología al mundo de la náutica

Peugeot Design Lab es un laboratorio de ideas puesto en marcha por la empresa francesa en 2012 con el objetivo de diseñar productos y servicios que aporten su experiencia global a sectores ajenos a la automoción. Y una de sus últimas creaciones es una innovadora embarcación que se beneficia de soluciones ya aplicadas en algunos modelos de la marca del león.

El Sea Drive Concept nace de la colaboración de Peugeot con Bénéteau, líder mundial en barcos de recreo. Con un diseño muy original y avanzado, los acabados, materiales y calidad se han inspirado en la gama GT de la marca, como se puede apreciar en el uso del cuero napa para los tapizados, los detalles cromados y satinados o los pespuntes en color rojo cobrizo. Todo ello le otorga a la embarcación un aspecto cuidado y exclusivo, el ambiente ideal para enmarcar el resto de las tecnologías aportadas por los socios en esta aventura que se materializa en lo que, por el momento, es solo un prototipo aunque plenamente funcional.

Lo más destacable es el puesto de mando i-Cockpit que Peugeot ha instalado ya en más de cuatro millones de automóviles y que facilita su utilización. Al igual que en los coches, cobra protagonismo un volante de pequeño tamaño, que incrementa la maniobrabilidad y comodidad de uso, imprescindibles para mantener en todo momento el control de la nave.

Una gran pantalla táctil de nada menos que 17 pulgadas es el otro elemento central de la instrumentación, ofreciendo los principales datos de la navegación en el eje de visión del piloto. Una tableta digital desmontable cumple a su vez las funciones del cuadro de relojes típico de los automóviles.

Sin embargo, algunas funciones principales de utilización deben quedar accesibles con la mayor inmediatez. Es por lo que una serie de interruptores de rápido accionamiento se encuentran al alcance en ambos lados del volante, sin necesidad por tanto de buscar en los menús del sistema para activar su operatividad.

Los especialistas de Bénéteau, por su parte, aportan la operatividad del sistema Ship Control para agrupar todas las funciones de a bordo. Es un paso más en la conectividad amigable de la embarcación, ya que facilita el control de operaciones como la iluminación (tanto su distribución como su in- tensidad), la climatización, el estado de las baterías y de los depósitos de combustible, el régimen y velocidad de los motores o el manejo del equipo musical.

No menos importante es su sofisticado navegador, con los datos esenciales: corrientes, profundidad, itinerario, dirección, posición, velocidad… Además, la interfaz permite la conexión de varias tabletas, que están así disponibles para otros ocupantes de la embarcación.