Perspectivas. Algunas señales y Brasil pueden impulsar activos locales

Está claro que el plano local no estará exento de lo que pase afuera, en especial si el escenario se mantiene complejo y volátil. Los dos catalizadores más claros de corto plazo pasaron la semana pasada: el paso del Presupuesto por Diputados, y la aprobación del Acuerdo con el FMI. No hay mucho más de la agenda de la semana que pueda llegar a tener impacto, al menos directo y claro, sobre los precios.

Ambas noticias (muy esperadas por el mercado), brindan confianza para los inversores, en especial para enterrar los miedos de un default en los próximos 18 meses. Además, si el gobierno muestra que es capaz de colocar nueva deuda en los próximos meses también reducirá las probabilidades de una cesación de pagos para los próximos años.

Por otra parte, es posible que las cotizaciones locales perciban alguna mejora impulsadas por el triunfo de Bolsonaro en Brasil, aunque al igual que en la primera vuelta, no esperamos que sea muy significativo. En tanto, en lo económico, sí podrá leerse la recaudación. Básicamente, acá se buscará señales de que tanto o no está afectando la actividad a este número (y en consecuencia, sí puede afectar o no la meta fiscal).

Tipo de cambio estable

Siguiendo en lo propio, a pocos días de cumplir un mes de vigencia, el esquema monetario/cambiario aportó estabilidad. El resultado se lee básicamente por dos variables: el dólar y las tasas. El nivel de estas últimas aún no cede, pero tampoco esperábamos lo haga de forma abrupta en las primeras semanas. Esperar esto quizás era demasiado ambicioso. Sin embargo, no sería raro observar una leve presión bajista sobre la tasa de las Leliq, que la lleve por debajo del 70%, si los signos de credibilidad se profundizan.

No obstante, lo que sí es un buen punto y visible, es la mayor estabilidad lograda por el tipo de cambio. El billete –referencia BCRA3500- cerró la semana con una suba del 0.6%, en la zona de $ 36.78, pero cediendo y fuerte su nivel de volatilidad. De hecho, en lo que va del mes acumula una caída del 10%. ¿Cómo lo vemos para delante? Creemos que la estabilidad cambiaria seguirá sostenida tanto por temas monetarios como por los dólares que lleguen por el ajuste de cuenta corriente. Es decir, todavía hay espacio para que el tipo de cambio real (muy afectado durante los últimos meses) se siga apreciando.

Perspectiva positiva para bonos y acciones

A pesar de los ruidos desde el exterior, las señales optimistas desde el plano local y la región podrían profundizar el rebote que comenzó el viernes. Los siguientes datos destacados deben apuntar al Credit Default Swap –como medida de riesgo- que cayó poco más de 10 puntos básicos a niveles de 610 en la semana (teniendo como referencia un máximo en 835 a principios de octubre), y un Merval que ganó poco más de 3% en la semana, aunque lejos está de revertir la tendencia negativa del mes.

Los bonos, si el escenario externo ayuda, deberían en este sentido ser un buen trade. El tramo corto/medio de la curva de rendimientos ofrece Tires (muy atractivas) de entre 8-10% para plazos de 1 a 3 años. En tanto, en el caso de inversores conservadores que también quieran conservar posiciones en dólares, seguimos viendo atractivo en las Letras del Tesoro en dólares con emisiones cortas de hasta 10 meses, que estuvieron colocándose a tasas de entre 5.5-6.5% anual en dólares.

Si vemos los instrumentos en pesos, nos seguimos inclinando las Letras del Tesoro capitalizables (Lecaps) como una buena alternativa. De hecho, se están operando entre 50-55% anual en pesos. De hecho, este último viernes, el Tesoro colocó una Lecap a 18 meses de plazo (la más larga hasta el momento) a una TNA del 51.95%. Una tasa sumamente atractiva, si se cumplen nuestras proyecciones de estabilidad cambiaria e inflación descendente.

Por el lado de las acciones, seguimos cautos. Sugerimos acciones de fundamentos sólidos dentro del sector financiero y el energético. Insistimos que seguimos viendo mucha volatilidad y es necesario extremar la cautela. Recomendamos utilizar un horizonte de inversión de mediano/largo plazo. Acá se sumará desde lo propio la temporada de balances en las próximas semanas, lo que sumará volatilidad adicional y selectividad

Portfolio Personal