Paraguas ley Nueva York: bonistas buscan protección de tribunales extranjeros

Riesgo de litigio. Pagan hasta US$ 10 más por un mismo bono si tiene jurisdicción extranjera. Ante el temor a un litigio, buscan protección.

El fenómeno no es nuevo pero se profundizó en la medida en que se enrareció el humor del mercado. La diferencia de precio entre bonos equiparables pero con distinta jurisdicción -ley local y ley extranjera-, se amplió nuevamente hasta máximos. La preferencia por el paraguas legal de Nueva York es evidente. Y no quedar a merced de los tribunales locales tienen un precio: se pagan hasta U$S 10 más por estar bajo protección neoyorquina.

Gustavo Neffa, director de Research for Traders, explica que inciden dos cosas tanto en la existencia de la brecha en sí como en el hecho de que se haya ampliado. “Por un lado, tenés el riesgo de litigio. Hay temor a que fracase la negociación. La pregunta es: cómo te sentís yendo a un tribunal a la Argentina y a uno en Nueva York, qué tan protegido estás si se concreta el escenario menos deseado de que la reestructuración se termine convirtiendo en un default”. Y aclara: “Por otro lado, está la promesa de igual tratamiento para ambas jurisdicciones y el mercado no le cree mucho a Guzmán. Se pregunta qué pasa en el caso de que la Argentina avance, haga su road show y no consiga las voluntades que necesita. El plan B que baraja el mercado es que se reestructure la ley argentina primero ya que hay pocos vencimientos Nueva York este año. Entonces que esa deuda quede performing se siga pagando hasta nuevo aviso”. Durante la época del juez Thomas Griesa y la pelea holdouts se dio una anomalía, ya que la tradicional relación entre ambas legislaciones se invirtió porque los pagos estaban trabados en Nueva York, mientras que acá se cobraban normalmente.

Por su parte, Ezequiel Zambaglione, jefe de research de Balanz, aseguró que “hay mucho de cobertura de riesgo en esa diferencia ya que el mercado teme que la reestructuración de la ley local sea un tómalo o déjalo y ahí tenés la sensación de que no hay amparo, estás preso de lo que ofrezcan”.
“La ventaja de la ley extranjera es la capacidad de ir a quejarte ante juzgados de Estados Unidos. Ahora si no manejás un escenario de default, es una ventaja poco atractiva”, reconoce. “Para tener una idea, en la época Macri, esa brecha eran menos de dos dólares. Creemos que hay un piso para la brecha de unos tres a cuatro dólares, ya que incluso después de la reestructuración difícilmente los tenedores vayan a decir ya está, se resolvió el problema de la deuda. Hoy estamos en máximos de 10 dólares. Es la distancia entre el Bonar 21, ley Nueva York y el Bonar 20, ley local”, puntualizó.

Y resume: “La brecha podría resumirse como el costo que los inversores están dispuestos a pagar para evitar la justicia local”. Sebastián Cisa, jefe de mesa de operaciones de SBS, advierte: “Lo que ocurre es que la ley local está muy sujeta a lo que decida hacer Economía con cada vencimiento”. “Con la ley extranjera estás más protegido porque litigás en tribunales de Nueva York. Además tenés las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) que exigen ciertas mayoría de tenedores para modificar las condiciones de emisión. Eso pasa con los bonos más largos, que son los bonos del canje, donde esa diferencia es más notoria”, detalla.

Fuente: Clarìn