Para ahorrar impuestos: bonos de Brasil están exentos de ganancias

Llega la hora de las liquidaciones de ganancias y bienes personales en Argentina y empezamos a repasar cuales son los activos de renta fija mas beneficiosos a nivel impositivo. Muchos creerían que los bonos argentinos son los mejores posicionados, pero luego de la reforma tributaria, de ser completamente exentos quedaron gravados en ganancias al 15%.
Los bonos que ahora se llevan el trofeo son los brasileños, que quedaron exentos de ganancias y solo pagan bienes personales. Esto se da por la vigencia del convenio para evitar la doble imposición con Brasil.

¿Cómo quedaron los impuestos?

Bono brasileño: paga bienes personales paga y es exento en ganancias.
Bono argentino: exento de bienes personales y paga 15% ganancias.
Veamos un ejemplo.
Bono Brasileño
Suponiendo que al 31 de diciembre del 2017 tenemos invertidos 100 mil dólares en un bono brasileño, pagamos 500 dólares anuales de bienes personales (con una alícuota para el 2017 de 0.5%, para el 2018 será de 0.25% entonces pagaríamos 250 dólares anuales).
Bono Argentino
Ahora al 31/12 tenemos 100 mil dólares invertidos en un bono argentino que vamos a suponer que es el Bonar 24. En ese momento a una cotización de 1.1678 por dólar, se corresponde con 85631 unidades en valor nominal (cantidad de bonos que efectivamente tengo en cartera). Con un cupón de 8.75% (gravado al 15%), me da un monto a pagar de 1124 dólares anuales.*
Un argentino paga menos impuestos por financiar al gobierno de Brasil que al de Argentina.
Luego de la reforma tributaria en Argentina que gravó la renta financiera, es posible que en algún momento se revea este beneficio impositivo que se le da a los argentinos que deciden financiar la deuda pública de Brasil, pero por el momento no está ocurriendo y debemos aprovechar.
No todo es alegría y samba en Brasil
La economía más grande de Latinoamérica no se queda atrás en cuanto a problemas económicos y sociales. Si bien de acuerdo al gráfico a continuación podemos ver que Brasil esta saliendo de la recesión desde hace un año y tomó impulso en el primer trimestre del 2018, la situación de ahora es más complicada.
Debilidades:
    Paro del sector de transporte extendido cortando importantes rutas y generando desabastecimiento. Golpe a la confianza del sector financiero.
    Desempleo en niveles que superan los dos dígitos. 13.1% en marzo 2018.
    Subas de tasas de interés en EEUU en los últimos meses que produjo salida de capitales.
    Proyecciones de crecimiento del PBI fueron recortadas como consecuencia de lo anteriormente mencionado. Por ejemplo, Santander las recortó del 3.2% al 2% para el 2018.
    Incertidumbre electoral. El candidato que encabeza las encuestas es Lula, pero al estar preso está imposibilitado de presentarse, y a su vez, se lo percibe como el menos comprometido con el ajuste fiscal. Bolsonaro, el segundo en intención de voto, está bastante lejos de Lula. Es un candidato polémico que es acusado de ser racista y defender la dictadura, razones que hacen que no logre despegar en popularidad. Ninguna de las opciones convence.
Fortalezas:
    Inflación baja y estable.
    Reservas internacionales en 365 mil millones de USD (para tener un punto de referencia, las reservas de Argentina son de 52 mil millones de USD). Esto le da bastante espalda a Brasil.
Como conclusión, podemos decir que está bien favorecer nuestra cartera con activos que tienen beneficios impositivos, pero sin excedernos. Hacerlo en su justa medida es clave porque si bien las reservas internacionales son un fuerte sostén, el panorama de cara a las elecciones es turbulento y esto seguramente aumente la volatilidad en los próximos meses. Tengamos en cuenta que puede costar más cara la falta de diversificación que los ahorros fiscales que conseguimos temporalmente.