Opciones para los ahorristas: letras del Tesoro en pesos y las obligaciones negociables en dólares

Opciones para los ahorristas: letras del Tesoro en pesos y las obligaciones negociables en dólares

Las letras del Tesoro en pesos y las obligaciones negociables en dólares son los refugios de los inversores en un contexto de suba del blue y tasas más bajas.

El fuerte desplome de las tasas de interés dejó sin brillo a dos mecanismos de «cobertura» que habían desarrollado los argentinos: el plazo fijo y los fondos invertidos en las billeteras virtuales. En medio de una nueva aceleración del dólar paralelo, los pequeños ahorristas se preguntan dónde invertir para no perder con la inflación.

A diferencia de otros momentos, no hay mucha escapatoria de «la licuadora» en el mercado local ahora.

Fermín Ezequiel López, Portfolio Manager de Cocos Capital, explicó: «En el contexto de la política monetaria de saneamiento del BCRA y fiscal donde el tesoro se compromete a la sostenibilidad fiscal de la actual administración, el paso la semana pasada fue migrar los pasivos del BCRA (y llevarlos a su mínima expresión) hacia el tesoro.

Eso generó enerando un importante incentivo dada la nueva tasa de política monetaria a estirar un poco la duración de las inversiones en pesos e ir a Lecap».

Estirar el plazo y perder un poco menos es una de las opciones que prima en el mercado ahora. La industria de fondos comunes hizo ese movimiento en los últimos días y hubo desarme de pesos de los llamados «money market» a los fondos T+1, que invierten entre otras cosas en letras del Tesoro. Diego Martínez Burzaco, country manager de la app de inversiones Inviu, afirmó: «Los fondos comunes de inversión que tienen plazo de liquidación T+ 1 pueden llegar a tener una tasa nominal anual más alta que el money market, o un plazo fijo, pero obviamente tampoco le alcanza todavía de lleno a ganarle la inflación, aunque podría ser una alternativa para perder menos».

En ese sentido, el economista afirmó que en caso de inversores conservadores, los plazos fijos UVA se mantienen como opción frente al aumento de los precios de la economía.

«El problema ahí es que el plazo mínimo son 6 meses, por lo tanto ahí estás atado un poco a la volatilidad que puede haber con el tipo de cambio si es que te interesa desde el punto de vista del dólar».

Martínez Burzaco incluyó una opción para quienes no creen en la promesa de «dólar quieto» que realiza el Gobierno. «Aquellos que buscan algo más dolarizado pueden ir a un fondo común de inversión y comprar obligaciones negociables en dólaress, o mismo elegir tres o cuatro inversiones relacionadas a obligaciones negociables en dólares directamente, que se pueden comprar tanto en pesos como en dólares en el mercado local, y en definitiva eso tiene cierta liquidez y te da una protección cambiaria para el inversor más conservador y al mismo tiempo te da una tasa de interés atractiva.

En esta misma línea, el equipo de research de IOL recomendó un paquete de cinco Cedears ( Certificado de Depósito Argentinos) que replican el funcionamiento de empresas internacionales. Entre ellas se encuentran compañías como Chevron, AT&T, Altria Group, Pfizer y la petrolera brasileña Vale.

«En cuanto a renta fija también destacamos la posibilidad de suscribirse a la ON de YPF», afirmaron.

«En primer lugar, vamos a destacar que se trata de una ON Hard dollar.

Este tipo de instrumentos suelen ofrecer protección ante escenarios de devaluación y ofrecen elevados rendimientos en moneda dura. Además, pagan renta y capital en dólares», señalaron.

La petrolera estatal realiza la licitación primaria de este bono esta semana. La tasa de interés pactada para esta suscripción es del 6% en dólares. «La ON pagará cupones de manera trimestral, empezando en noviembre de 2024 para terminar en mayo de 2026, pagando conjuntamente con el pago total del capital al vencimiento», añadieron.

La deuda con importadores

El Banco Central logró completar la tercera serie del Bopreal

Luego de la disparada del dólar financiero de esta semana, el Banco Central consiguió completar la última serie del Bopreal, el bono creado por el Gobierno para saldar la deuda con el sector importador.

El organismo colocó US$ 60 millones y logró completar el cupo de US$ 10.000 millones que había sido asignado para estas licitaciones.

Esta vez, se recibieron ofertas récord. Mientras el remanente para licitar este jueves era solo de US$ 60 millones, el BCRA recibió US$ 30 millones de empresas con deudas en importaciones y más de US$ 60 millones de compañías que buscaban hacer giro de utilidades.

La demanda superó el cupo máximo

«Como la demanda superó el cupo máximo residual de emisión, el mecanismo de adjudicación fue a prorrata de los montos demandados», explicó el organismo en una comunicación oficial.

«Con esta subasta, el BCRA colocó el monto máximo de las tres Series por un total de USD 10 mil millones: la Serie 1 había completado el cupo de VN USD 5 mil millones y la Serie 2 el de VN USD 2 mil millones», resaltó el comunicado.

«De esta forma se viene logrando reducir significativamente las deudas pendientes con el exterior por medio de un instrumento novedoso que permite, a su vez, absorber una cantidad importante de pesos en circulación, contribuyendo a la reducción de la generación endógena de dinero».

A principios de mes, el Central había autorizado a las empresas que adeudaban giros de dividendos acceder al Bopreal. Esto reactivó la demanda de este bono y hace dos semanas se recibieron ofertas récord por más de US$ 1.700 millones. Los inversores convalidaron un tipo de cambio que era casi un 30% más alto del precio que tenía el CCL en las pantallas para poder «huir» del cepo cambiario. En ese momento, los analistas de la City habían indicado que el dólar implicito del Bopreal, superior a los $1.300, era «más real» que el del tipo de cambio en la bolsa.

Fuente: Clarín