Nicaragua: el Gobierno tomó otra decisión polémica de política internacional y genera decepción en Estados Unidos

Nicaragua: el Gobierno tomó otra decisión polémica de política internacional y genera decepción en Estados Unidos

El Gobierno nacional volvió a tomar una decisión polémica en términos de política internacional. La Organización de los Estados Americanos (OEA) condenó “inequívocamente” el arresto de 13 dirigentes opositores al gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua en las últimas semanas, incluidos cuatro candidatos a la Presidencia en las elecciones del 7 de noviembre, y pidió su “inmediata liberación”. La Argentina se abstuvo. La decisión generó decepción en Estados Unidos y la reacción política de la oposición.

La decisión fue adoptada por 26 votos durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, el órgano ejecutivo del bloque regional que reúne a sus 34 miembros activos y que se realizó en formato virtual.

La resolución fue patrocinada por Estados Unidos, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, Paraguay y Perú, y fue fue respaldada por Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Colombia, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Jamaica, Panamá, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay.

Argentina y México se abstuvieron.  La Cancillería argentina, comandada por Felipe Solá, justificó su posición sobre el “principio de no intervención en asuntos internos” y destacó la inconveniencia de “imponer pautas desde afuera o de prejuzgar indebidamente el desarrollo de procesos electorales”.

El argumento del Gobierno nacional resultó extraño, luego de que Alberto Fernández fuera acusado por dos países esta semana por entrometerse en asuntos internos: Colombia, por sus dichos sobre la represión de las protestas en ese país; Perú, por haber saludado como ganador a uno de los candidatos presidenciales cuando no estaban aún los resultados oficiales.

La posición de Argentina en la OEA no cayó bien en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, en momentos en que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, visita Washington para fortalecer las relaciones en medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional. Funcionarios norteamericanos dejaron trascender que la decisión del Gobierno de abstenerse generó “decepción” en la administración de Joe Biden, donde ya había molestia por la actitud pasiva de la Argentina frente a las violaciones de derechos humanos en Venezuela.

En el plano local, la decisión del Gobierno fue criticada por el expresidente Mauricio Macri. “Otra vez Argentina guarda silencio frente a violaciones a los DD.HH. En este caso absteniéndose de votar en la OEA la condena al régimen de [Daniel] Ortega”, escribió el exmandatario en su cuenta oficial de Twitter.