Negri, presidente del MAE: “Cualquier gobernante va a necesitar el mercado de capitales”

El Mercado Abierto Electrónico (MAE) es el gran epicentro del mercado de capitales argentino, ya que negocia u$s8.000 millones por día, de los cuales la mitad son Leliq. En ese monto global se suman operaciones de renta fija (u$s1.000 millones) y spot de dólar (otros u$s1.000 millones). Para contar cómo afronta este momento del país y su visión de futuro, BANK MAGAZINE, dialogó con Fernando Negri, presidente del MAE y director de Tesorería de ICBC.

Por Mariano Jaimovich

Fernando Negri, presidente del MAE y director de Tesorería de ICBC: “Cualquier gobernante va a necesitar el mercado de capitales para financiar proyectos”

-¿Cómo analiza la situación del país?
-Antes de las PASO hablaba que, independientemente del signo político, lo importante es desarrollar el mercado de capitales, porque cualquier gobernante le va a tener que dar prioridad al empleo y a combatir la pobreza, y para generar ese trabajo es importante este instrumento. Para tener una idea, el sistema financiero argentino representa tan sólo el 15% del PBI, en cambio en otros países como Chile y Brasil es mayor al 60%, incluso en otros llega a superar el 100%.

-¿Cuál es el problema de fondo que genera eso?
-Hoy no tenemos una moneda confiable, y nadie tiene incentivos a invertir con tasas negativas. Por eso el sistema financiero es transaccional y hay instrumentos que aparecen para resolver el financiamiento de corto plazo, como cheques y facturas.

Pero el sistema financiero no se desarrolla porque Argentina viene agregando desequilibrios financieros estructurales, y sólo se toman medidas para lo inmediato. No se piensa a largo plazo. Además, se gastan más dólares de los que se generan.

Por otro lado, es bueno rescatar que en los últimos meses, desde los fundamentals, o equilibrios, se estaba generando una base sólida y se estaba teniendo un Estado mejor. Por eso el próximo gobierno recibe una herencia más fácil de manejar que la del 2015. Incluso, cayeron las importaciones.

-¿Cómo ve el futuro del país?
-Con esta herencia más equilibrada en fundamentals puede comenzar a generarse más inversión e invertirse más en función del PBI, y podemos generar más competitividad y productividad en Argentina, eso genera empleo. El gobierno de turno debería seguir por ese camino. Pero para que haya inversión debería haber ahorro, y el dinero para la inversión se genera en el mercado de capitales, brindando buenos retornos a los inversores. A la vez, es bueno tener un peso sólido para que la gente empiece a pensar en moneda local. Se debe dar un horizonte de inversión a 5 años.

-¿De qué forma está el MAE en este contexto?
-Tiene mucho para crecer, representa el 85% de los negocios de renta fija, tiene 100% de las operaciones de cash (dólar) y casi todas las emisiones primarias de deuda del gobierno y empresas (Leliq y emisiones de compañías). De hecho, el dólar spot mayorista es por MAE y tenemos todo disponible para tomar más presencia en el mercado de futuros. Pensamos que se puede hacer de manera distinta, es decir, podemos apuntar a ser una contraparte central multilateral. En concreto, nuestro plan es lanzar antes de fin de año un mercado de futuros de dólar donde también se pueda negociar cash y derivados, todo en un mismo ámbito. Es decir, no se necesita transaccionar en distintas plazas, por lo que ello baja costos, es eficiente y evita quedar descalzado.

-¿Qué otros planes a futuro tienen?
-Estamos analizando los productos con alto potencial de crecimiento en bancos y empresas, como ingresar en el mercado de cheques y facturas. Tenemos tecnología, las herramientas y los operadores del mercado y la contraparte central. Como dije, el mercado de capitales tiene alto potencial de crecimiento, y ofrecemos soluciones eficientes. No queremos inventar la rueda, estamos viendo la experiencia de otros países.
Desde lo estructural, estamos invirtiendo en gente, y queremos crecer, fundamentalmente, en tecnología. Hoy somos 100 personas y la idea es llegar a unas 160 personas en total en dos años. Aun este momento es positivo para crecer porque cualquier gobernante va a necesitar el sistema de capitales para financiar proyectos.

-¿En medio de un país que se debate si reestructura deuda o hay miedo de default se puede crecer?
-Se puede crecer, el tema es que se necesitan inversores de largo plazo, porque este negocio funciona con tomadores e inversores. Hoy los futuros se operan a pocos días, no a 5 años como sería lo ideal. Se necesita una moneda estable y que se estabilicen las variables.

-En los últimos días el dólar escaló a $60, ¿cómo reaccionaron los inversores en el MAE?
-Los volúmenes se achicaron: de u$s1.000 millones diarios cayeron 30% en el spot a u$s700 millones por la incertidumbre, siempre en esas instancias caen. También los derivados/futuros cayeron por esta situación, donde se espera que se estabilice el precio. En la primera semana cayó 25% el volumen operado.

Se puede decir que la gente está muy conservadora a nivel general, quiere decir que lo que se tiene en pesos es lo mínimo que puede tener. O sea, las operaciones son por un tema transaccional o se mantienen los plazos fijos de la gente que los usa para vivir.

Igualmente no es una situación alarmante, porque la dolarización fue muy baja respecto a lo que se podía esperar por la crisis y también se renovaron muchos plazos fijos. Esto se debe a que la gente ya había tomado la decisión de dolarizarse en los últimos dos años. No es bueno para el ahorro e inversión, porque eso no se reinvierte. Pero una potencial dolarización hacia adelante ya no es tan conveniente a $60, es marginal lo que puede llegar a transformarse en dólares.

En resumen, nunca estuvo tan sano el sistema bancario, hay prefinanciación de exportaciones en curso a cobrar en 90 días en promedio por un volumen elevado.-