Monsanto: una multa histórica

Debe pagar una indemnización de casi 300 millones de dólares por ocultar datos sobre la peligrosidad del glifosato.

A menudo atacado, rara vez condenado. En todo el mundo, el glifosato, el alimento básico más utilizado del herbicida mundial, está en disputa. Pero pocos países prohíben su uso, a pesar de numerosos procedimientos judiciales.

Clasificado como “carcinógeno probable” desde 2015 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el glifosato se usa bajo varias marcas, la más famosa es el Roundup fabricado por el grupo estadounidense Monsanto, que ahora pertenece al gigante químico alemán Bayer. Si bien la justicia estadounidense pronunció el viernes 10 de agosto una condena histórica contra el gigante agroquímico estadounidense, aquí presentamos un resumen de los golpes llevados a cabo por la justicia internacional y los estados contra el glifosato.

Miles de procedimientos en los Estados Unidos

El tribunal de San Francisco condenó el viernes a Monsanto a pagar casi $ 290 millones en daños y perjuicios a Dewayne Johnson, de 46 años, quien acusó al gigante agroquímico de ocultar la peligrosidad de su herbicida. Una victoria para este jardinero estadounidense, que sufre de cáncer, en tanto el gigante multinacional espera un efecto de bola de nieve, ya que Miles de demandas contra Monsanto están vigentes en los Estados Unidos, en diversos grados de avance. Y para las cuales el caso de Dewayne Johnson podría hacer jurisprudencia.

Sin embargo, el gigante agroquímico reiteró que esta decisión judicial “no cambia el hecho de que 800 estudios científicos y hallazgos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU., Los Institutos Nacionales de Salud y otras autoridades reguladoras de todo el mundo afirman que el glifosato no causa cáncer “.

En Francia, una prohibición total para 2023

El gobierno francés prometió en mayo que el glifosato sería prohibido “en sus usos principales” para el año 2021, y “para todos los usos” dentro de cinco años.

A nivel judicial, un sindicato de apicultura presentó una denuncia en junio pasado contra Bayer, en Lyon, donde se encuentra la sede francesa del gigante alemán, tras el descubrimiento del glifosato en la miel. Se ha abierto una investigación preliminar para la “administración de sustancias nocivas”, sin dirigirse específicamente a Bayer.

En el otoño de 2017, un juez francés, que debía fallar sobre el destino de los activistas ambientales enjuiciados por vandalizar las latas que contienen glifosato, también ha hecho un llamamiento a la justicia europea sobre la peligrosidad de este producto.

Ya en 2009, el Tribunal de Casación, el más alto tribunal francés, sentenció a Monsanto a una multa de 15,000 euros por “publicidad falsa”, porque el gigante estadounidense promocionó el Roundup como “biodegradable”.

Argentina: conflictos entre habitantes y productores agrícolas

El tercer mayor productor mundial de soja, detrás de los Estados Unidos y Brasil, Argentina consume cantidades masivas de glifosato. En algunas llanuras fértiles de las Pampas, el conflicto es diario entre los habitantes interesados y los productores agrícolas, para quienes el producto es indispensable.

Sin legislación nacional, los alcaldes han emitido reglamentos para regular la fumigación. Estas reglas generalmente son desafiadas por los productores, lo que acentúa el conflicto.

Revalúo toxicológico en curso en Brasil

A principios de agosto, un juez de Brasilia ordenó una suspensión de 30 días del registro de cualquier nuevo producto basado en glifosato con las autoridades, para que la agencia brasileña de control de la salud pudiera llevar a cabo su “reevaluación toxicológica”.

El gobierno brasileño tiene la intención de presentar una apelación para tratar de revertir esta decisión antes de la próxima cosecha. La principal potencia económica y agrícola de América Latina hace un amplio uso de herbicidas de glifosato, particularmente en las plantaciones de soja.

En El Salvador, una prohibición a corto plazo

En septiembre de 2013, el Parlamento votó para retirar 53 agroquímicos, incluidos los herbicidas y los herbicidas. Pero esta decisión fue parcialmente revocada por el entonces presidente Mauricio Funes. Él había pedido que de estos 53 productos, once pesticidas no deberían ser eliminados porque fueron ampliamente utilizados y no fueron prohibidos internacionalmente.

Luego se estableció un comité técnico y la situación ha cambiado poco en cinco años. El glifosato todavía se vende en El Salvador.

En Sri Lanka, uso limitado de plantaciones de té y caucho

El gobierno de Sri Lanka prohibió las importaciones de glifosato en octubre de 2015, luego de la campaña liderada por un monje budista. Las organizaciones agrícolas han criticado al gobierno por no llevar a cabo más investigaciones científicas, diciendo que la prohibición les ha costado el 10% de los 300 millones de libras de té producido anualmente.

En julio, el gobierno reautorizó las importaciones pero restringió el uso del glifosato a las plantaciones de té y caucho.

Unión Europea: una licencia renovada por cinco años

Después de dos años de intenso debate a finales de 2017, los estados miembros de la UE finalmente decidieron renovar la licencia de glifosato durante cinco años. La Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE, destacando la luz verde de sus organismos científicos – la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA), la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) – que no tiene no clasifica la sustancia como carcinogénica

Pero la independencia de la EFSA ha sido cuestionada por las revelaciones de que su informe incluiría pasajes “copiados y pegados” de un documento presentado en 2012 por Monsanto.

EL CASO DEL JARDINERO

Dewayne Johnson, sostiene que utilizó el herbicida Roundup de Monsanto de manera frecuente mientras trabajó como jardinero para el distrito escolar de San Francisco. El jurado, del Tribunal Superior de San Francisco, determinó que Monsanto no advirtió correctamente del riesgo para la salud que se corría al usar este producto con glifosato. El jurado también concluyó que la omisión de las advertencias necesarias fue “un factor sustancial” en la enfermedad de Johnson, que tiene 46 años y padece linfoma no hodgkin (un cáncer en los linfocitos de la sangre). Los médicos del demandante aseguraron en el juicio que a Johnson le quedan meses de vida.

En un comunicado de prensa, Scott Partridge, uno de los vicepresidentes de Monsanto, señaló que apelarán la decisión judicial. “Mostramos nuestra empatía con el señor Johnson y su familia. La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones –y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos , el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y autoridades regulatorias en todo el mundo– apoyan el hecho de que el glifosato no causa cáncer”, aseguró.

Medios locales recordaron que éste es el primero de los cientos de casos que Monsanto debe afrontar en Estados Unidos por los supuestos efectos cancerígenos del glifosato.

La Organización Mundial de la Salud catalogó al glifosato como “cancerígeno probable” en 2015. Pese a este fallo, después de una tensa negociación, la Unión Europea acordó en noviembre del año pasado renovar la sustancia hasta 2022. España fue uno de los países que votaron a favor de prorrogar la licencia cinco años más. Francia, en cambio, ha sido uno de los adalides contra el glifosato y se opuso, junto a otros ocho países, a la renovación de su uso en la UE. El partido de Los Verdes franceses manifestó que la decisión del jurado californiano es una “victoria histórica” y pidió a la UE que asuma un papel de liderazgo en la prohibición definitiva del glifosato. “Hace décadas que Monsanto actúa con total impunidad con la meta de buscar un beneficio a todo coste. Eso implica que ha disimulado la peligrosidad de sus productos, una peligrosidad demostrada por los estudios”, denunció en una radio francesa David Cormand, secretario nacional del partido ecologista. Los Verdes franceses, que integran la coalición de gobierno del Ayuntamiento de París, demandaron a la UE que combata el glifosato: “Europa tiene que ser motor e impulsar un tipo de expertos que puedan analizar la peligrosidad de estas moléculas químicas en la salud humana y el medio ambiente”, agregó Cormand.

Por su parte, el grupo farmacéutico Bayer, nuevo propietario de Monsanto, reaccionó a la noticia afirmando que el glifosato es “seguro y no cancerígeno”. “Basándose en pruebas científicas, evaluaciones reglamentarias a escala mundial y décadas de experiencia práctica del uso del glifosato, Bayer estima que el glifosato es seguro y no cancerígeno”, declarado un portavoz del grupo alemán. La empresa también emitió un comunicado anunciando que recurrirá el fallo y reiterando la idea de que el glifosato, principio activo del Roundup, no provoca cáncer y no es responsable de la enfermedad del demandante.

Bayer adelantó argumentos similares y explicó que “el fallo de la Corte contradice las conclusiones científicas según las cuales no existe ninguna relación entre la utilización del glifosato” y la enfermedad de Dewayne Johnson.

Johson es una de las pocas personas en el mundo que lograron llevar a juicio a Monsanto. Hay miles de procesos en curso en los Estados Unidos, en distintos grados de avance. En Francia, Monsanto afronta dos juicios. El primero lo inición un cerealero, Paul François, que la demandó en 2007. La empresa fue condenada en primera instancia y en la apelación, pero la corte de casación revocó el fallo por un problema formal. Actualmente, siguen las apelaciones. El otro caso es el de una pareja que en mayo de este año denunció a la agroquímica por las malformaciones de su hijo recién nacido. El proceso recién empezó.

Si bien el fallo de un tribunal norteamericano no genera jurisprudencia en Francia, los ambientalistas lo celebran como un triunfo en su lucha contra los agrotóxicos.

Fuente: Le Monde