Mientras Milei hace control de daños por el caso de Capital Humano, Diputados le marca la cancha al Gobierno con jubilaciones

Mientras Milei hace control de daños por el caso de Capital Humano, Diputados le marca la cancha al Gobierno con jubilaciones

En un clima cargado por cierta inestabilidad cambiaria y mientras el escándalo en torno al ministerio de Capital Humano sigue sumando capítulos -que incluyen denuncias penales y desplazamientos de funcionarios-, Javier Milei encadenó en las últimas horas una serie de gestos que tuvieron como objetivo mostrar que la gestión nacional está bajo control. En paralelo, la oposición de la Cámara de Diputados -tanto dialoguista como el kirchnerismo duro- se unió en una sesión, volvió a marcarle la cancha al Ejecutivo y le dio media sanción a una nueva fórmula de movilidad jubilatoria, que el Presidente ya advirtió que vetaría si llega a convertirse en ley, porque atentaría seriamente contra el equilibrio fiscal.

Por primera vez en casi dos meses -que incluyeron giras por el exterior y un desplazamiento del jefe de ministros-, Milei volvió a encabezar una reunión de Gabinete, que desde hace una semana encabeza Guillermo Francos. En otra señal gestual de distensión en medio de la crisis, el Presidente y los funcionarios nacionales salieron al balcón de la Casa Rosada a saludar juntos y sonrientes a un grupo de estudiantes que se encontraba en la Plaza de Mayo.

La única ausencia fue la de la ministra de Capital Humano, Sandra Petovello, con quien el Presidente se reunió personalmente al menos dos veces desde el fin de semana. Pese al faltazo, que llamó la atención y generó cierta confusión incluso dentro el oficialismo, Milei -que también acompañó al vocero presidencial antes de su habitual conferencia de prensa- volvió a respaldar públicamente a su funcionaria. Pero no fue la única que recibió elogios: «Caputo está más firme que todo este edificio. Es el mejor ministro de la historia», dijo sobre el titular de la cartera de Hacienda, en otra jornada marcada por la suba del dólar libre.

Mientras el Presidente encadenaba gestos políticos y declaraciones que ratificaban a sus ministros en sus puestos, el Gobierno nacional recibió otro mensaje político del Congreso. Bloques de la oposición «dialoguista» -como la UCR, Hacemos Coalición Federal, Coalición Cívica, Innovación Federal- lograron junto a la oposición «dura» de Unión por la Patria y el Frente de Izquierda el quorum necesario para abrir una sesión en la Cámara de Diputados y tratar nuevo mecanismo de actualización automática para los haberes jubilatorios. La Libertad Avanza y el PRO solo bajaron al recinto una vez abierta la sesión y rechazaron la jugada.

Pero las conversaciones entre los distintos bloques de la oposición no incluyó solo el quorum sino que, luego de horas de negociaciones reservadas, las bancadas dialoguistas y el kirchnerismo -que llegaban con iniciativas distintas- terminaron acordando un proyecto único al que darle la media sanción y evitar lo que de otra forma, con dos proyectos distintos rechazados por la división opositora, hubiera sido un triunfo para el oficialismo.

“Es un atentado contra el plan del Gobierno, ideado por gente que no entiende cuestiones elementales, es como la Ley de Gravedad», dijo por la noche, en declaraciones periodísticas, el vocero presidencial, Manuel Adorni, y apuntó contra la oposición: «Nadie puede estar en contra de que los jubilados cobren más o nadie puede estar en contra de que los jubilados cobran poco, de lo cual son responsables ellos, porque duplicaron a los beneficiarios y rompieron los ingresos que tenían los jubilados. Está claro que no comprenden que de un lado tenés gasto y del otro lado tenés que tener cómo cubrirlo. Nosotros no vamos a ser cómplices de lo que llevó a la Argentina a este derrotero social, cultural y económico».

Horas antes, en la previa de la sesión, Adorni había recordado la advertencia que lanzó semanas atrás el propio Milei: «Todo lo que atente contra el equilibrio fiscal, será vetado”.