Milei con críticas a la «casta», pero con doble llamado a un acuerdo político: «Pacto del 25 de Mayo» y convocatoria previa a gobernadores

Milei con críticas a la «casta», pero con doble llamado a un acuerdo político: «Pacto del 25 de Mayo» y convocatoria previa a gobernadores

Javier Milei cerró la semana con un fuerte discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso. Habló durante más de una hora y después de un repaso duro sobre la herencia recibida, reiteró ácidas críticas a la «casta» política. Sin embargo, y contras las especulaciones previas sobre un quiebre definitivo en la relación con los legisladores y la oposición en general, convocó a un «Pacto del 25 de Mayo», con sentido fundacional según el propio mensaje oficialista. Y agregó, como paso previo, una negociación con los gobernadores y los jefes de los diferentes espacios partidarios.

El acto constituyó la primera señal , más allá de la originalidad del horario nocturno elegido, sobre el modo en que se planta el Gobierno después de la caída de la Ley Omnibus y un contexto marcado por el mal panorama para el súper DNU – en la Justicia y en el Congreso- y la batalla con los gobernadores.

Milei destacó que la pasada elección, en alusión al balotaje, expuso el voto de una «mayoría silenciosa» que reclama un cambio frente a la política tradicional. Y apuntó su cuestionamiento más allá de la coyuntura, al hablar de más de cien años de gestiones que «empobrecieron» a la sociedad. Esta vez, además, fue especialmente duro con la gestión de Alberto Fernández.

Mencionó con nombre propio a Cristina Fernández de Kirchner, Sergio Massa y Máximo Kirchner, además de sindicalistas como Pablo Moyano. Y destacó que asumió en un contexto marcado por una deuda al borde del default, un enorme déficit, problemas con los precios relativos, brecha significativa con el dólar y enorme emisión monetaria.

El Presidente incluyó algunos dardos al resto de la oposición, por la caída de la Ley Omnibus, y a los gobernadores por las tensiones de las últimas semanas. En el final del discurso, después de señalar que busca evitar la confrontación pero está dispuesto a la batalla si traban sus propuestas, propuso un entendimiento al que denominó «Pacto de Mayo» y que debería concretarse con la firma del documento en Córdoba.

La propuesta tiene diez puntos, que van desde el respeto a la propiedad privada y un compromiso de equilibrio fiscal, a reformas laboral y previsional, además de la rediscusión de la coparticipación federal. Ese último es un tema que nunca fue abordado, a pesar de que así lo reclama la Constitución Nacional.

Milei anunció que antes de llegar a ese pacto, ya en los próximos días, el Gobierno convocaría a los jefes provinciales para una negociación que incluiría las medidas incluidas en la Ley Omnibus y un nuevo compromiso fiscal. Después, citaría a los dirigentes de las fuerzas políticas.

El discurso y la convocatoria fueron cuestionados desde la oposición dura, en especial el peronismo más alienado con CFK. En la llamada oposición «dialoguista», la respuesta fue de acuerdo con la idea de un pacto global, aunque con recelos sobre la predisposición real del Gobierno para negociar.